11 jul. 2007

MARTA SÁNCHEZ

Don Antonio Sánchez Camporro y Doña María Paz López Pestonit el 8 de Mayo de 1966 vieron nacer a sus dos únicas hijas, las mellizas Paz y Marta.

Marta, a los tres años ya mostraba mucho interés por el mundo de la música. Le gustaba bailar, cantar y disfrazarse. Con cuatro o cinco años empezó a cantar "Gwendoline" de Julio Iglesias. Luego se lanzó con el flamenco, con "Maria de la O" que le enseñó su abuelo.

Siempre tuvo una relación muy intensa con su hermana Paz. Sin embargo, sus caracteres eran muy diferentes. Mientras Paz era más tranquila y quizás algo más tímida, Marta era todo lo contrario. Se contaban sus cosas y se aconsejaban mutuamente.

El día de su primera comunión le regalaron sus padres una guitarra, y a los 13 años ya componía canciones. Siempre iba con su guitarra y su cuaderno de notas, donde realizaba sus composiciones. Incluso en una ocasión ganó un premio con la canción "María, una amiga más" dedicada a la Virgen María y que interpretó en el colegio acompañada de su guitarra.

A los 14 años hizo su primera aparición televisiva en el programa infantil de los sábados a la mañana, "Sabadabadá" presentado por Torrebruno en TVE 1, donde había una sección dedicada a niños que querían demostrar sus dotes artísticos. Marta, acompañada de la guitarra que le habían regalado sus padres, dejó a todos atónitos demostrando su desparpajo ante las cámaras.

Durante doce años estudió en el colegio Véritas de Somosaguas en Madrid, un colegio regido por religiosas y muy estricto en sus costumbres. Marta suspendía casi todas las asignaturas porque se pasaba el día pensando en su futuro. A los 15 años se había convertido en una bella jovencita que llevaba casi siempre su pelo rizado en una coleta y que hacía estragos entre los chicos del barrio. Le gustaba mucho maquillarse, aparentando más edad de la que tenía. Le atraía mucho bailar y todos los fines de semana se iba a la discoteca Pachá de Tribunal en Madrid a divertirse con sus amigos.

Pero tal y como ella suponía, su futuro profesional no estaba precisamente en los estudios, sino en el mundo artístico, en el que comenzó muy pronto. Sus padres hubiesen preferido ver a su hija prepararse para estudiar una
carrera pero no se opusieron a que se dedicara a la música, porque veían que era lo que más le gustaba. Por ese motivo, recibió todo el apoyo por parte de su familia.

Por aquel entonces era una apasionada de Barbara Streisand y Olivia Newton John, y más tarde de Prince, U2, Ilegales, Mecano, Génesis, Fleetwood Mac y Durán-Durán. Entonces soñaba con ser una número uno y luchó por ello. Cuando veía a los artistas firmar autógrafos, se decía a si misma que pronto llegaría su turno.

Cuando cumplió los 18 años (1984), encargó su primer "book", las fotos con las que se dio a conocer, su carta de presentación para los productores de las diferentes casas discográficas. El fotógrafo recuerda perfectamente esa jornada con Marta, entonces una perfecta desconocida, una de las muchas que encargaban un "book" para empezar a moverse en busca de una primera oportunidad. Esa joven le pareció completamente diferente, en todo momento muy segura de sí misma, de cómo quería salir en las fotos, de lo que la favorecía y lo que no. De hecho, ella misma guiaba al fotógrafo, y se mostraba absolutamente convencida de que el éxito la aguardaba no muy lejos.

Su primera oportunidad como cantante le llegó con el grupo "Cristal Oskuro", que en aquél entonces necesitaban vocalista. Era un grupo de chicos que tocaban música pop. Marta estuvo apenas siete meses, llegando a actuar en pequeños círculos. Incluso participó en un concurso organizado por la Comunidad de Madrid en la discoteca "Zodiaco" y en el que consiguieron la tercera plaza. Entre las muchas personas que veían el show se encontraba Tino Azores, técnico de sonido del conocido grupo "Olé Olé". Se quedó tan maravillado con la voz de Marta que le propuso incorporarse al grupo, sustituyendo a Vicky Larraz, anterior cantante.

Así, y a la edad de 19 años, comenzó su brillante trayectoria con el grupo español "Olé Olé", que la llevaría a una carrera profesional repleta de éxitos. Con el primer dinero que ganó en el mundo de la canción se compró unos zapatos de tacón alto que le costaron 15.000 pesetas.

No hay comentarios: