25 jun. 2007

Santiago Segura

Santiago Segura

Es uno de los actores más populares del cine español. Y sin duda uno de los directores que más triunfa en taquilla. Pero si tuviera que pasar a la historia por una sola cosa, sería probablemente como "padre" del inefable policía Torrente.

Santiago Segura nació en el popular barrio madrileño de Carabanchel. Después de estudiar Bellas Artes, todo indicaba que su futuro estaba en la enseñanza. Pero una oportuna reconsideración de la situación le hizo comprender que lo suyo era, en realidad, el mundo artístico.

Los inicios no fueron fáciles, pero a base de compaginar diferentes empleos con la participación en concursos de televisión pudo ahorrar dinero suficiente para financiar sus primeros cortos. En 1989, con sólo 7.000 pesetas, dirigió Relatos de medianoche. En 1992 realizó Evilio, su primer trabajo como profesional, y al año siguiente dirigió Perturbado, con el que obtuvo el Goya al mejor cortometraje. Poco después llegó la secuela de Evilio, Evilio vuelve (El Purificador).

Dejando aparte sus propios cortos, que él mismo protagonizaba, Segura dio sus primeros pasos en la interpretación con películas como Acción mutante, Todos a la cárcel o Todo es mentira. Aunque fue su papel de heavy enrollado en El día de la bestia, de Álex de la Iglesia, el que le hizo popular y le valió el Goya al actor revelación. A partir de ahí comenzó a aparecer como secundario en numerosas películas: Two Much, Airbag, Perdita Durango, La niña de tus ojos, El corazón del guerrero...

Entre sus últimos trabajos destacan su actuación en la comedia Muertos de risa, en la que compartió protagonismo con el Gran Wyoming; Paris Tombuctú, de Luis García Berlanga; el thriller fantástico Blade II, dirigido por Guillermo del Toro y protagonizado por Wesley Snipes; y la comedia negra Asesino en serio, donde interpreta a un cura envuelto en un extraño caso de asesinato.

En 2002, mientras presenta Asesino en serio en el Festival Internacional de Cinema de Sitges, participa como actor en Beyond Re-Animator (tercera entrega de la saga Re-Animator para la Fantastic Factory) y estrena El oro de Moscú, primer largometraje de su amigo Jesús Bonilla.

Como director, Segura es el máximo responsable de dos de los títulos más taquilleros en la historia del cine español: Torrente, el brazo tonto de la ley, su primer largometraje, que le valió el Goya al mejor director novel; y la secuela, Torrente II: Misión en Marbella.

En los últimos años, Segura ha combinado apariciones puntuales en grandes producciones como Hellboy y Agent Cody Banks 2: Destination London, con otras en producciones más modestas como Una de zombis. Eso sin olvidar su faceta de protagonista, como demuestra su trabajo en la comedia Isi + Disi donde hace pareja con Florentino Fernández.

Con el tiempo y con pinta de todo menos de hombre de negocios, ha acabado montando su propia productora, Amiguetes Entertainment por lo que es de esperar que la filmografía de este talento llamado Santiago Segura seguirá creciendo. Sin duda una buena noticia.

Seann William Scott

Seann William Scott

Muchos le conocen como Stifler, uno de los protagonistas de American Pie. Seann William Scott ha demostrado ser un gran actor cómico, aunque también se "defiende" en películas de acción como El monje o Tesoro del Amazonas.

Scott ha recorrido un largo camino desde 1995, cuando trabajó haciendo turnos dobles en el cine local mientras terminaba el bachillerato en Cottage Grove, Minnesota. Inspirado por todas las películas gratis que pudo ver, decidió que su futuro era la actuación. Terminó el bachillerato un semestre antes y dejó la seguridad que le daban sus padres, sus seis hermanos y hermanas y su pequeño pueblo para mudarse a Los Ángeles, donde todavía vive.

Consiguió su primer papel importante como el salvaje Steve Stifler,
el organizador de fiestas escandalosas, en la primera parte de las estridentes comedias de sexo American Pie, dirigida por Chris y Paul Weitz. Continuó con Viaje de pirados, la comedia de éxito ¿Colega, dónde está mi coche? y el thriller Destino final.

En el verano de 2001, Scott volvió a interpretar a Stifler en el éxito de taquilla American Pie 2. Además de su inolvidable cameo en Jay y Bob el Silencioso contraatacan, Scott también apareció en la comedia de ciencia ficción Evolution.

Seann recientemente volvió a interpretar su ya clásico papel de Stifler en American Pie. ¡Menuda boda!, la tercera y última parte de la trilogía, y protagonizó junto a Chow Yun-Fat el film de accíón El monje. También hizo un cameo en la comedia de éxito Aquellas juergas universitarias y coportagonizó el film de aventuras Tesoro del Amazonas junto a The Rock.

Además, Scott ha creado su propia empresa de producción, Identity Films, y está en proceso de desarrollar varios proyectos únicos en el estudio para actuar o producir.

Ridley Scott

Ridley Scott

Ridley Scott es un director atípico. Ha dirigido cine pero también anuncios publicitarios de gran repercusión. También ha producido un sinfín de proyectos de gran éxito. Sin embargo por algunos de sus títulos más emblemáticos se le puede reconocer: Thelma y Louise, Alien, Blade Runner o Gladiator son el mejor ejemplo de su maestría.

Ridley Scott estudió arte y cine antes de iniciarse como diseñador de escenarios para la BBC. Fue en esta misma cadena de televisión donde comenzó su carrera como director, encargándose de varios capítulos de series y programas. Poco después abandonó ese trabajo para montar su propia productora, con la que realizó multitud de spots comerciales antes de emprender su primer proyecto en el cine, en 1977, con Los duelistas.

No pasaron muchos años antes de que Scott viera reconocida su labor como director gracias a dos películas. En primer lugar, el thriller fantástico Alien, el octavo pasajero, un auténtico éxito de taquilla con el que el realizador británico se metió en el bolsillo a los amantes del terror y la ciencia ficción. Y en segundo lugar, el film futurista Blade Runner, que no tardó en convertirse en cinta de culto y punto de referencia para la estética del cine fantástico posterior.

En la filmografía de Scott destacan también producciones como la road movie feminista Thelma y Louise, que le valió su primera nominación al Oscar al mejor director, y proyectos menos afortunados como Legend, 1492: La conquista del paraíso o La teniente O'Neill. Sus últimos trabajos han tenido un éxito considerable, especialmente Gladiator, uno de los films triunfadores en los Oscar 2000. A éste siguieron Hannibal y Black Hawk derribado.

Martin Scorsese

Martin Scorsese

Scorsese lleva tres décadas cautivando a crítica y público con su particular forma de hacer cine. Su talento como contador de historias y estilista visual le ha dado gran prestigio y un éxito reservado por lo general a cineastas más comerciales.

Martin Scorsese no tuvo una infancia fácil: el asma que sufría le impedía practicar deportes o participar en actividades propias de un niño normal. Así que se refugió en las películas, y de esa forma descubrió su pasión por el séptimo arte. Con el tiempo se matricularía en la escuela de cine de la Universidad de Nueva York, donde dio sus primeros pasos como director de varios cortometrajes.

Trabajó como montador en Hollywood hasta que en 1968 dirigió su primer largometraje, el drama ¿Quién llama a mi puerta?, protagonizado por Harvey Keitel. Más tarde regresó a su Nueva York natal para rodar Malas calles (1973), trabajo que atrajo la atención de la crítica norteamericana e internacional. En este film aparecían ya las marcas de estilo habituales de Scorsese, como el empleo de antihéroes o la obsesión por la religión y el estilo de vida de los gangsters. Con Malas calles, además, estableció su relación con Robert de Niro, uno de los actores habituales en su filmografía.

En los años siguientes, el director fue responsable de varias películas que le revelaron como uno de los nuevos talentos del cine de su país: Alicia ya no vive aquí (1974), su particular respuesta a quienen creían que no podría dirigir un "film de mujeres"; Taxi Driver (1976), una cinta que explora la violencia en la sociedad estadounidense, con Robert De Niro y una adolescente Jodie Foster; Toro salvaje (1980), uno de sus trabajos más ambiciosos, de nuevo con De Niro...

Scorsese ha dirigido más de 25 películas, entre las que se incluyen también New York New York, El color del dinero, La última tentación de Cristo, Uno de los nuestros, La edad de la inocencia, Casino y Gangs of New York. Su trabajo ha sido reconocido con varias nominaciones al Oscar como director y como guionista. También ha ganado diferentes premios en prestigiosos concursos y festivales de todo el mundo.

Por otra parte, Scorsese no ha dudado en apoyar a otros cineastas a través de su faceta de productor. Además, es uno de los fundadores de la Film Foundation, entidad que promueve la restauración de films por parte de archivos y estudios, y posee una compañía dedicada a la restauración y distribución de películas clásicas.

Adam Sandler

Adam Sandler

Adam Sandler ha disfrutado de un enorme éxito en la industria del entretenimiento como actor, escritor, productor, director y músico. Es conocido por sus papeles en éxitos como Ejecutivo agresivo, Un papá genial o Embriagado de amor.

Nacido en Brooklyn (Nueva York) y criado en Manchester (New Hampshire), Sandler tuvo el primer encuentro con la comedia a los 17 años, con una actuación espontánea en el club Boston. Desde entonces actuó con regularidad en clubs de comedia por todo el estado, mientras obtenía el título en Bellas Artes por la New York University.

Debutó en el cine con Los Caraconos, junto a Dan Aykroyd y Jane Curtin. A partir de entonces comenzó a trabajar en películas que alcanzaron éxito de taquilla, como Happy Gilmore, El chico ideal, El aguador, Un papá genial y Mr. Deeds.

Entre su filmografía reciente figuran la comedia Ejecutivo agresivo, que protagonizó junto a Jack Nicholson; Embriagado de amor, de Paul Thomas Anderson, por la que fue nominado a un Globo de Oro como mejor actor; y la comedia romántica 50 primeras citas, junto a Drew Barrymore.

Durante su carrera, Adam Sandler se ha convertido en casi un miniestudio autosuficiente involucrándose en todos los aspectos de la producción de cine. Colaboró en los guiones de Little Nicky, Billy Madison, Un papá genial y El chico ideal, entre otros. También trabajó como productor ejecutivo en diferentes films.

Durante sus descansos en su ocupada agenda de rodaje, Sandler pasa tiempo en su estudio de grabación. Varios de sus álbumes de comedia para Warner Bross Records han sido multiplatino. Hace varios años, Sandler lanzó una página web en la que va incluyendo minipelículas protagonizadas por él mismo, el equipo de Happy Madison, y su perro Meatball, todos ellos en su rutina diaria.

Rebecca Romijn-Stamos

Rebecca Romijn-Stamos

De modelo internacional a actriz reconocida: Rebecca Romijn-Stamos dio el salto en su profesoón con relativa facilidad. Consiguió el éxito con su papel de Mística en X-Men. Más tarde llegaron films como Rollerball o Femme Fatale.

Rebecca inició su carrera como modelo internacional, lo que le llevó a viajar por todo el mundo y protagonizar campañas de publicidad para diferentes marcas de prestigio.

Comenzó a alejarse del mundo de la moda con memorables apariciones en las populares series de televisión Friends y Just Shoot Me, así como presentando House of Style en MTV. En aquella primera etapa también tuvo algún cameo en películas como Austin Powers: la espía que me achuchó.

Su primer gran papel en la gran pantalla llegó en 2000 con el éxito de taquilla X-Men, basado en un popular cómic de superhéroes, en el que interpretaba a Mística. Tres años después apareció también en la esperada secuela de este film, X-Men 2, y ya en 2006 volvió a encarnar a la perversa superheroína en X-Men: La decisión final.

La actriz ha actuado también como protagonista en Rollerball, junto a Chris Klein y LL Cool J, y tuvo un breve papel junto a Al Pacino en Simone. Aunque fue su papel en Femme Fatale frente a Antonio Banderas el que le valió el aplauso de la crítica. En este thiller noir, Rebecca interpreta a una mujer que intenta reformarse, mientras es acosada por su sombrío pasado como estafadora.

Rebecca ha seguido saboreando el éxito en sus últimas películas, entre las que destacan El Enviado (Godsend), un film de terror psicológico en el que aparece junto a Robert De Niro y Greg Kinnear; la adaptación del cómic El Castigador (The Punisher), y la comedia Diario de un ejecutivo agresivo.

Julie Roberts

Es una de las estrellas mejor pagadas de Hollywood. Julia Roberts se convirtió en la novia de América gracias a su entrañable actuación en Pretty Woman, y desde entonces ha sido una de las reinas de la comedia romántica. Aunque su talento alcanza también a papeles serios, como demostró cuando se llevó el Oscar por su trabajo en Erin Brockovich.

Julie Fiona Roberts -ése es su verdadero nombre- creció rodeada de gente del espectáculo: tanto sus padres como años más tarde su hermano Eric se dedicaron a la interpretación. En un principio quería convertise en veterinaria, pero cuando su hermano empezó a triunfar en Hollywood Julia decidió probar fortuna también como actriz.

Roberts se trasladó a Nueva York tras graduarse y comenzó a trabajar para una agencia de modelos mientras esperaba la oportunidad de introducirse en el cine. Su debut llegó en 1986, con un breve papel en una película protagonizada por su hermano. El film no se estrenó hasta tres años después: para entonces Julia ya tenía cierto nombre gracias a trabajos como los de Satisfaction, Mystic Pizza y sobre todo Magnolias de acero, que le valió su primera nominación al Oscar.

En 1990, Julia se convirtió en una de las grandes de Hollywood casi de la noche a la mañana gracias al enorme éxito internacional de Pretty Woman. Su entrañable personaje en esta comedia romántica sedujo a público y crítica y le llevó a ser nominada de nuevo al Oscar.

A Pretty Woman siguió una serie de films de menor calidad que no acabaron de funcionar, como Elegir un amor o Hook: el capitán Garfio. Cuando parecía que la carrera de Roberts se estancaba, la actriz decidió retirarse del cine durante un tiempo para poner en orden su vida personal. Volvió a la gran pantalla con la exitosa El informe Pelícano, aunque sus siguientes films -Me gustan los líos,
Prêt-à-Porter, Mary Reilly- no tuvieron tanta tirada en taquilla.

En 1997, regresó triunfal a la comedia romántica con La boda de mi mejor amigo, a la que siguieron Notting Hill y Novia a la fuga.

Por aquel entonces se había convertido en la actriz mejor pagada de Hollywood y en una de las reinas de la comedia romántica, pero no había logrado demostrar su valía también en papeles más serios. Esa espinita se la sacó unos años más tarde gracias a su interpretación en Erin Brockovich, que le valió por fin el Oscar a la mejor actriz.

En los últimos años, Julia Roberts ha participado en películas como la comedia negra The Mexican, el thriller criminal Ocean's Eleven o la comedia romántica La pareja del año. Su filmografía incluye también Línea mortal, Durmiendo con su enemigo, Todos dicen I love you, Michael Collins, Conspiración, Quédate a mi lado o Confesiones de una Mente Peligrosa, dirigida por George Clooney.

Tim Robbins

Tim Robbins

Una de las voces más respetadas del cine actual. Como actor, ha demostrado su talento en films como Cadena perpetua o Mystic River. Como director, firma proyectos comprometidos como Ciudadano Bob Roberts o Pena de muerte.

Tim Robbins debutó como artista siendo niño. A los 12 años entró en el Theater for the New City; más tarde se unió al club de teatro de su instituto, y allí dio sus primeros pasos como director. Durante su etapa universitaria siguió con la interpretación, y tras graduarse fundó con unos colegas la compañía de teatro vanguardista Actor's Gang.

Tras aparecer como actor invitado en varias series de televisión, Robbins debutó en el cine en 1984 con un pequeño papel en el film Toy Soldiers. Pero su primer trabajo importante llegó cuatro años después, con la comedia sobre béisbol Los Búfalos de Durham.

Empezó a hacerse popular a partir de su aparición en El juego de Hollywood, de Robert Altman. Años después colaboró de nuevo con este director en dos ocasiones, en Vidas cruzadas y Prêt-à-Porter. Tim intervino en esta última, una sátira sobre el mundo de la moda, en 1994. Un año decisivo para él, ya que participó también en otras tres producciones destacadas: la comedia de los hermanos Coen El gran salto; el drama carcelario Cadena perpetua y la comedia romántica El genio del amor, que protagonizó junto a Meg Ryan.

Entre sus últimos trabajos figuran Misión a Marte, Human Nature, Conspiración en la red, Código 46 o el aclamado film de Clint Eastwood Mystic River, por el que Robbins se llevó el Oscar 2003 al mejor actor secundario. Otros títulos de su filmografía son La escalera de Jacob, Cadillac Man, Fiebre salvaje, Nada que perder, Arlington Road o Alta fidelidad.

En cuanto a su faceta como director, Tim Robbins se estrenó tras la cámara en 1992 con Ciudadano Bob Roberts, una parodia política escrita por él mismo y que también protagonizó. El film fue muy bien acogido y recibió numerosos premios.

Su segundo largometraje como director fue Pena de muerte, un crudo drama protagonizado por su mujer, Susan Sarandon, y por Sean Penn. Por él recibió Robbins una nominación al Oscar al mejor director. Más tarde llegó Abajo el telón, su tercera película como guionista y director, también muy premiada.

Robert Redford

Robert Redford

Robert Redford lo ha sido todo en la historia del cine: actor, director, productor, galán, mecenas. Su mareante filmografía y su talante rebelde le han permitido protagonizar un sinfín de premios y títulos de éxito. Sin embargo, el mayor mérito de Redford está en haber sabido ganarse a partes iguales el cariño tanto de la industria, de la crítica como del público.

La juventud de Robert Redford estuvo marcada por turbulencias de todo tipo. La muerte de su madre cuando sólo tenía 18 años y su aversión hacia los estudios hicieron que tardara en encontrar su camino. El alcohol y las pandillas callejeras sustituyeron su pasión por el deporte y, con 20 años, decidió largarse a Europa para ser pintor.

Entre París y Florencia (escapadita incluida a España) se gastó todo el dinero y, más centrado, decidió volver para empezar su carrera como actor. Estudió interpretación en Nueva York, se casó y tuvo tres hijos al tiempo que se centraba en el teatro. Primero debutó en Broadway y, poco más tarde, en 1962, hacía lo propio en el cine con War Hunt.

Sin embargo su gran año fue 1969. Ese año Redford protagonizaría Descalzos por el parque junto a Jane Fonda y meses más tarde Dos hombres y un destino junto a Paul Newman. Encumbrado ya definitivamente el rubio actor consiguió imponer su talento a la etiqueta de sex symbol y gracias a títulos tan memorables como Las aventuras de Jeremiah Johnson, El candidato, El golpe, Todos los hombres del presidente o Brubaker se ganó el respeto de todo el mundo del celuloide.

Conseguidos sus propósitos como intérprete se marcó nuevas metas y en 1980 dirigió Gente corriente, su primer filme como realizador. Con esta cinta ganó el Oscar a la mejor película y al mejor director. (curiosamente como actor no había conseguido ninguna estatuilla) y desde entonces ha intercalado sus apariciones delante y detrás de la cámara. También ha hecho incursiones en el campo de la producción y se ha volcado en ayudar al cine independiente desde su centro de operaciones de Sundance, en Utah, donde también tiene su rancho.

Robert Redford, el mito, acumula una carrera sembrada de éxitos y reconocimientos: nominado al Oscar como mejor actor por El golpe, ganador de una estatuilla por Gente corriente y vuelto a nominar por la dirección de Quiz Show, Redford recibió el Oscar Honorífico por el conjunto de su carrera en el año 2002. Un premio emblemático para un personaje más que emblemático.

Sam Raimi

Sam Raimi

Se dio a conocer entre los aficionados al cine de terror
y el gore con una película de bajo presupuesto que acabó por convertirse en todo un clásico del género: Evil Dead (Posesión infernal). Aunque Sam Raimi se ha atrevido con películas tan variadas como Rápida y mortal, Un plan sencillo o los dos Spider-Man, imprimiendo a todas ellas su particular estilo.

Sam Raimi empezó a aficionarse por la realización a los 13 años gracias a una primitiva cámara de video que tenía un amigo suyo. Hasta la edición de Posesión infernal, había grabado unos 30 films de prácticas. El más célebre entre su pandilla fue The Happy Valley Kid: The Story of a Sudden Driven Mad, la historia de un universitario que es humillado por sus compañeros y vejado por su novia hasta volverse loco y acabar con todos ellos.

En 1981 escribió y dirigió una de las obras más innovadoras del género de fanta-terror: Evil Dead, estrenada en España con el título de Posesión infernal, una acertada combinación de humor negro, terror sobrenatural y el gore más brutal.

Tras acabar el guión de Posesión infernal, Raimi preparó una versión condensada de la historia para comprobar su efectividad ante una audiencia local. Los pases de dicha prueba, el poderoso corto Within The Woods, provocaron los más agudos aullidos de terror entre los asistentes. Un sólido apoyo por parte de la crítica y el permiso de varios exhibidores para poder pasar el corto ayudaron a consolidar la validez del proyecto. Como resultado, el director empezó a trabajar inmediatamente en el largometraje.

Raimi rodó dos secuelas de este film: Terroríficamente muertos, una especie de remake alocado y ultra-gore de su predecesora, y El éjercito de las tinieblas, un film más cómico que terrorífico.

A lo largo de su trayectoria como realizador, Sam Raimi ha creado una gran variedad de películas que van de la comedia de tortazos al terror más gore. Su filmografía incluye Ola de crímenes, ola de risas, coescrita con sus amigos Joel y Ethan Coen; Darkman, Rápida y mortal, Un plan sencillo, Entre el amor y el juego, Premonición, la taquillera Spider-Man y su secuela; Spider-Man 2.

Como actor ha participado en pequeños papeles en películas como Thou' Shall Not Kill, Espías como nosotros, Maniac Cop, Muerte entre las flores, El gran salto o Los Picapiedra, así como en alguna que otra producción para televisión.

Sam Raimi es a su vez un activo productor. Uno de sus proyectos más destacados fue la célebre serie televisiva Hércules, de la que llegó a dirigir los primeros episodios.

Sidney Poitier

Sidney Poitier

Sidney Poitier ha sido seguramente el actor negro más famoso del siglo XX. Ahora prácticamente retirado tiene en su haber más de 50 películas y el privilegio de ser el primer actor negro en recibir un Oscar. Casi siempre encarnando al prototipo de hombre bueno, Poitier integró este papel también en su vida abanderando siempre la lucha contra el racismo.

Aunque nacido en Miami Sidney Poitier procede de una humilde familia de las Bahamas. Con dieciséis años decidió irse a luchar contra los nazis y a su vuelta empezó su carrera como actor. Su exitoso debut en Broadway en 1946 le abrió las puertas del cine: un drama racial de J.L. Mankiewicz titulado Un rayo de luz.

A partir de ahí su fama se asentó. Interpretando papeles controvertidos y con el conflicto racial siempre de fondo Poitier rueda Furtivos (que le valió la primera nominación de un actor negro a los Oscar) o Los lirios del valle (1962) que le dio por fin la preciada estatuilla. Era su época dorada y junto al nobel Martin Luther King se convirtió en referente de la minoría negra.

Rebelión en las aulas, En el calor de la noche o Adivina quién viene a cenar esta noche (primer romance interracial que no acababa en tragedia) fueron otros éxitos que le permitieron interpretar esos personajes que todo afroamericano soñaba ser: médico, abogado, profesor, científico...

Con el asesinato de Luther King y Malcolm X, Poitier recibió duras críticas de la comunidad negra por su supuesta pasividad ante la violencia interracial y, apesadumbrado, se retiró a las Bahamas.

A su regreso a la escena, a principios de los 70, se dedicó a la producción y realización pero no llegó a su éxito anterior. Como actor sólo apareció bajo su propia dirección y a cuentagotas.

Durante los últimos años Poitier vive semiretirado, escribiendo (tiene dos autobiografías), interpretando pequeños papeles o dedicado a su trabajo de embajador de Japón en las Bahamas, donde tiene su residencia habitual desde hace años.

Más que un actor Sidney Poitier es un icono de la cultura norteamericana. Siempre al servicio de la igualdad y la libertad, su compromiso y su trayectoria profesional y vital le valieron el Oscar de Honor de la Academia en el año 2002.