12 jun. 2007

Ron Howard

Ron Howard

Actor, productor y, sobre todo, director, Ron Howard es uno de esos cineastas autodidactas que se ha forjado un nombre a base de buenos trabajos. Cocoon, Apolo 13 o Una mente maravillosa son buena prueba de ello.

Nacido en una familia ligada a la interpretación, Ron Howard fue un actor precoz. Debutó en el teatro a los dos años de edad, y con cinco ya actuaba para la gran pantalla. Tras participar en varias producciones de cine y televisión durante su infancia y adolescencia, su primer gran papel llegó en 1973 con American Graffiti. Y aunque todavía siguió trabajando como actor varios años más, pronto se inclinó por la dirección.

Siendo todavía adolescente Howard empezó a rodar películas caseras con una cámara de Super-8. Una vez acabado el instituto comenzó un curso de cine en la universidad pero pronto lo dejó. Pensó que aprendería más de su propia experiencia como actor y en 1977 dirigió Loca escapada a Las Vegas, su primer largometraje, del que además fue guionista y actor. Aunque la película dio a conocer a Howard, el film que lo lanzó definitivamente fue Un, dos, tres... splash, protagonizado por un todavía desconocido Tom Hanks.

A partir de ahí la trayectoria de Howard está repleta de filmes bien construidos. Películas que tratan de entretener explorando diferentes géneros. Así lo demuestra su filmografía: tiene desde cintas de ciencia ficción como Cocoon, a filmes de fantasía como Willow, superproducciones de acción como Apolo 13, comedias como EdTV... o historias tan dramáticas como Una mente maravillosa. Precisamente esta última le supuso a Ron Howard su primer Oscar como mejor director.

Dennis Hopper

Dennis Hopper

Actor, director, guionista, fotógrafo y pintor. Dennis Hopper ha dejado su sello personal en películas imprescindibles como Easy Rider, Apocalypse Now o Terciopelo azul. Descúbranse: estamos ante una auténtica leyenda viva del séptimo arte.

Dennis Hopper empezó a actuar siendo todavía un adolescente: durante sus años de estudiante en San Diego intervino en diversos montajes del La Jolla Playhouse. Más tarde, y ya como profesional, participó en gran número de producciones televisivas, en espacios tan clásicos como En los límites de la realidad y Wagon Train.

Fue el director Nicholas Ray quien le dio la oportunidad de aparecer por primera vez en la gran pantalla, en 1954, ofreciéndole un papel en el western de culto Johnny Guitar. Un año más tarde, el director le reclamó de nuevo para trabajar en Rebelde sin causa, todo un clásico protagonizado por James Dean. A partir de esta película surgió una estrecha amistad entre Hopper y Dean, que volvieron a trabajar juntos años después en Gigante. Luego llegaron para Dennis Duelo de titanes, Del infierno a Texas, Valor le ley...

Hopper se estrenó en la dirección en 1969 con Easy Rider (Buscando mi destino), una reflexión sobre la alienación juvenil en los años sesenta que contribuyó a cambiar la faz del arte del cine para siempre. La película le valió el premio al mejor director en el Festival de Cannes, así como una nominación al Oscar al mejor guión.

En los años setenta, el actor intervino en interesantes films como Apocalypse Now, El amigo americano y La ley de la calle, mientras que en los ochenta ofreció interpretaciones inolvidables en Terciopelo azul, dirigida por David Lynch, y Hoosiers: más que ídolos, por la que fue candidato al Oscar al mejor actor de reparto.

Ya en los noventa, Hopper participó en películas de acción como Amor a quemarropa o Speed, en films futuristas como Waterworld, en sátiras como Search and Destroy... Y en los últimos tiempos hemos podido verle en EdTV, la comedia sobre televisión de Ron Howard; el drama Basquiat; el film de acción Tiempo límite, con Steven Seagal, y Ajuste de cuentas, una comedia negra que protagoniza junto a John Malkovich y Vin Diesel.

En total son más de 115 largometrajes y 140 producciones televisivas, que han convertido a Dennis Hopper para muchos en un icono del cine de Hollywood. Además, Hopper destaca también como fotógrafo y pintor. Sin olvidar su trabajo como director, que nos ha dejado títulos como la aplaudida Colores de guerra, Camino de retorno o Labios ardientes. Todo un artista polifacético.

Salma Hayek

Salma Hayek

Abandonó una carrera segura como estrella de telenovelas en su país para probar fortuna en la meca del cine. Y no se equivocó: Salma Hayek, la joven que deslumbró al público con su belleza en Desperado y sorprendió a la crítica con su trabajo en Frida, es la primera actriz mexicana que conquista Hollywood desde la mítica Dolores del Río.

Hija de padre libanés y madre mexicana, Salma Hayek nació en México, aunque pasó parte de su adolescencia en Houston. A los 17 años volvió a su país y empezó a estudiar Relaciones Internacionales en la universidad, pero para disgusto de su familia abandonó esos estudios con la intención de ser actriz.

Salma comenzó a actuar en producciones teatrales locales antes de saltar a la televisión, a finales de los 80. No tardó en crearse un nombre gracias a su aparición en diversas telenovelas, sobre todo en Teresa, de la que era protagonista. Convertida en una celebridad en su país, Hayek decidió abandonar una carrera segura como estrella de culebrones mexicanos para probar fortuna en la meca del cine.

Tras un primer año en Los Angeles dedicado a aprender inglés y tomar clases de interpretación, Salma debutó en la gran pantalla con un papel secundario en Mi vida loca (1993). Aunque su gran oportunidad llegó dos años después, cuando el director Robert Rodriguez la fichó para participar en Desperado, la secuela de su exitosa El mariachi. El film, protagonizado por Antonio Banderas, sirvió a la actriz como tarjeta de presentación en Hollywood. Años más tarde aparecería en la tercera entrega de la saga, El mexicano, de nuevo con Banderas y también con Johnny Depp.

Rodriguez volvió a contar con ella para su siguiente proyecto, el extravagante thriller vampírico Abierto hasta el amanecer, con George Clooney y Quentin Tarantino. La película no funcionó tan bien como se esperaba, pero dejó para el recuerdo una escena memorable en la que Salma se marca un sensual baile con una serpiente al cuello.

La mayoría de los títulos en los que Hayek apareció en adelante fueron films más bien modestos, a excepción quizás del thriller juvenil The Faculty, de nuevo con Rodriguez, y la irreverente comedia Dogma, de Kevin Smith. Entre su filmografía figuran también El callejón de los milagros, Sólo los tontos se enamoran, Studio 54, El coronel no tiene quien le escriba o Wild Wild West.

Su gran momento pareció llegar en 2002, cuando Salma Hayek vio cumplido uno de sus sueños: dar vida en la gran pantalla a la pintora mexicana Frida Kahlo, a la que admiraba desde hacía tiempo. Su trabajo en Frida, de la que también es productora, le valió una nominación al Oscar a la mejor actriz. Entre sus posteriores trabajos destacan Spy Kids 3, Gran golpe, Bandidas, en la que compartió cartel con su mejor amiga, Penélope Cruz.

Este año Salma sorprendió a todos con su embarazo del empresario francés François-Henri Pinault, y estrenó la película Lonely Hearts junto a Jared Leto y John Travolta. Ha participado también en varios capítulos de Ugly Betty, la exitosa versión norteamericana de la seria Betty la fea y se espera que a finales de este año estrene la película musical Across the Universe, en la que participará como secundaria.

Ethan Hawke

Ethan Hawke

De alumno aventajado en El club de los poetas muertos a poli novato en Training Day. Sin duda la carrera de Ethan Hawke parece diseñada por una varita mágica. Ayudado por su talento y por su presencia en la gran pantalla este tejano cargado de inquietudes está llamado a ocupar un sitio de honor en el olimpo de los jóvenes actores de Hollywood.

Ethan Hawke empezó a estudiar interpretación de adolescente, y tras participar en varias obras de teatro debutó en el cine con 14 años en Exploradores. Su intención era aparcar su carrera profesional como actor mientras estudiaba en la Universidad, pero cambió de planes cuando le llamaron para interpretar a uno de los estudiantes de El club de los poetas muertos. Gracias al éxito de esa película, Hawke se convirtió en un ídolo para las jovencitas.

En los años siguientes apareció en una serie de filmes que le permitieron demostrar su talento, pero no lograron incluirlo en la lista de las principales estrellas de Hollywood. Entre ellas figuraban Colmillo blanco, El país del agua, Reality Bites o Gattaca.

Más tarde amplió su registro con producciones como Grandes esperanzas, Mientras nieva sobre los cedros o Hamlet, con las que se ha ido consolidando como actor. Training Day (2001) supuso su primera nominación al Oscar y le dio la posibilidad de embarcarse en proyectos cada vez más importantes, siendo uno de los últimos la película romántica Antes del atardecer.

Pero dejando aparte su trabajo en el cine, Hawke ha querido seguir ligado al teatro, donde además de actuar ha sido director artístico y ha fundado una compañía junto a otros jóvenes actores. Su permanente inquietud le ha llevado también a trabajar tras la cámara como director de vídeos musicales.

Ed Harris

Ed Harris

Aunque su nombre no suele encabezar repartos estelares,
Ed Harris se adueña de la pantalla cada vez que aparece en escena. Nominado al Oscar cuatro veces, ha demostrado su talento en films como El show de Truman, Pollock o Las horas.

A diferencia de muchos actores, Ed Harris no sintió desde niño la necesidad de ser actor: buen deportista en el instituto, ésa fue su prioridad en la Universidad de California. Se interesó por la actuación cuando le trasladaron a la Universidad de Oklahoma, donde estudió interpretación y empezó a trabajar en obras de teatro. Más tarde fue al Instituto de Arte de California y se licenció en Bellas Artes.

Su carrera teatral empezó en la Costa Oeste. Ya en Nueva York, trabajó primero en los circuitos alternativos y después en Broadway. Su actividad sobre los escenarios le llevó a ganar numerosos premios de prestigio e incluso fue nominado a un Tony.

Harris debutó en televisión en 1977, y un año después llegaría su estreno en la gran pantalla con el thriller Coma. Obtuvo sus primeros papeles destacados gracias al director George Romero, que le fichó para intervenir en Los caballeros de la moto y Creepshow. Y se empezó a hacer realmente conocido en 1983, cuando interpretó al astronauta John Glenn en Elegidos para la gloria.

Candidato al Oscar en cuatro ocasiones, su primera nominación llegó en 1995, por su trabajo como actor secundario en la aventura espacial Apolo 13, de Ron Howard. Tres años después repetiría mención en esa categoría gracias a su papel como Christof -el creador del mundo en el que vive Jim Carrey- en El show de Truman, de Peter Weir.

En 2000, Harris se estrenó como director con Pollock, un proyecto que además produjo y en el que encarnaba al personaje principal. El film puso de manifiesto su talento también tras la cámara y supuso su tercera nominación al Oscar, esta vez como protagonista. Y dos años más tarde llegó su cuarta candidatura, de nuevo como secundario, gracias a su trabajo como un escritor enfermo de SIDA en Las horas, la elogiada cinta de Stephen Daldry.

Ed Harris ha aparecido también en Abyss, La roca, El clan de los irlandeses, El tercer milagro, Glengarry Glen Ross, En un lugar del corazón, Quédate a mi lado, Una mente maravillosa...
Tom Hanks

Es uno de los personajes más respetados de la industria del cine: además de actor, Tom Hanks es director, guionista y productor, y parece que todo lo hace bien. Se ha llevado dos Oscars por Philadelphia y Forrest Gump, además de otras tres nominaciones. Y su encanto especial le ha convertido en una de las estrellas más queridas por el público.

Tom Hanks tomó su primer contacto con la interpretación durante su época de instituto, y siguió con sus actuaciones teatrales cuando entró en la universidad. Con el tiempo, lo de ser actor dejó de ser una afición para convertirse en vocación. Así que Tom decidió abandonar los estudios para dedicarse a actuar de manera profesional.

Debutó en el cine en 1980 con Sabe que estás sola, un thriller de serie B que pasó con más pena que gloria. Poco después le ofrecieron un papel protagonista en la telecomedia Bosom Buddies: el éxito de la serie hizo que el nombre de Tom Hanks empezara a ser conocido.

Su primer trabajo destacado en la gran pantalla fue la comedia Un, dos, tres... splash, que protagonizó junto a una Daryl Hannah convertida en sirena. En los años siguientes intervino en una serie de películas más bien menores que le permitieron ganarse al público con su naturalidad y su sentido del humor. Y en 1988 llegó la comedia Big, en la que ofreció una divertida interpretación de un niño encerrado en un cuerpo de adulto que le valió una nominación al Oscar.

1993 le trajo otro gran éxito con la comedia romántica Algo para recordar, donde coincidió por segunda vez con Meg Ryan: ya habían trabajado juntos en Joe contra el volcán, y volverían a hacerlo en Tienes un e-m@il. Consagrado ya como actor cómico, ese mismo año se ganó también el respeto de la crítica y su primer Oscar con su retrato de un abogado enfermo de sida en el drama Philadelphia.

Un año más tarde se hizo de nuevo con el Oscar por su papel en la exitosa Forrest Gump, convirtiéndose en el primer actor en más de 50 años que conseguía dos estatuillas consecutivas. Y no sería su último contacto con los premios de la Academia, ya que también fue nominado por Salvar al soldado Ryan (1998) y Náufrago (2000).

Otros títulos de su filmografía son: Despedida de soltero, Esta casa es una ruina, Socios y sabuesos, La hoguera de las vanidades, Ellas dan el golpe, Apolo 13, La milla verde y, más recientemente, Camino a la perdición o Atrápame si puedes. También puso voz al sheriff Woody en las dos entregas de Toy Story.

Por otra parte, Hanks debutó como director en la televisión a principios de los 90. En 1996 se estrenó tras la cámara también en el cine, dirigiendo, escribiendo y además protagonizando The Wonders. Desde entonces ha seguido en primera línea gracias a éxitos como el de Ladykillers de los hermanos Coen o La Terminal, en la que comparte reparto con Catherine Zeta - Jones.

Su último trabajo es El Código Da Vinci, adaptación a la gran pantalla de un bestseller literario que protagoniza junto a Audrey Tatou y Jean Reno.

Hackman

Gene Hackman

No importa si encarna al sádico sheriff de Sin perdón, al excéntrico patriarca de la familia Tenenbaum o al villano Lex Luthor de Superman: lo cierto es que Gene Hackman convence en todo lo que hace. Sus numerosos premios y el respeto unánime de crítica y público le confirman como uno de los actores más importantes de su generación.

Hackman estudió periodismo, tuvo diversos empleos e incluso sirvió
en la Marina antes de hacerse actor. De hecho, no tomó esta decisión hasta los 30 años: entonces se unió a una compañía de teatro, comenzó a actuar en escenarios alternativos y apareció brevemente en televisión antes de debutar en Broadway.

Su primer contacto con el cine llegó en 1961, con Mad Dog Coll, aunque en aquella ocasión su nombre ni siquiera apareció en los títulos de crédito. Podría decirse que su auténtico debut fue tres años más tarde en Lilith, un drama protagonizado por Warren Beatty.

El trabajo de Hackman en este film hizo que Beatty se acordara de él cuando preparaba su siguiente proyecto, Bonnie & Clyde, del que era protagonista y productor. Esta película le valió a Hackman su primera nominación al Oscar como secundario y un lugar en los historiales de las academias de interpretación a las que había acudido de joven.

Tres años más tarde volvió a ser nominado en esa misma categoría por su trabajo en el drama Nunca canté para mi padre. Y en 1971 consiguió su primer Oscar, como actor protagonista, por su papel en el thriller criminal Contra el imperio de la droga.

A ese éxito le siguieron otros, tanto de taquilla como de crítica, en films como La conversación, Rojos, Bajo el fuego o Hoosiers: más que ídolos. En aquellos años, Hackman interpretó a personajes tan dispares como el ermitaño ciego de la comedia El jovencito Frankenstein, de Mel Brooks, o el malvado Lex Luthor de la saga Superman. En 1988, su trabajo en Arde Mississippi le valió una nueva nominación al Oscar al mejor actor.

La segunda estatuilla de Hackman, obtenida en 1992 por su actuación como secundario en Sin perdón, cimentó su reputación ante una nueva generación de espectadores. De hecho, su currículum parece un libro de texto sobre la historia del cine americano de las últimas décadas. Y es que en su filmografía reciente aparecen títulos como Una jaula de grillos, Marea roja, La tapadera, Cómo conquistar Hollywood, Las seductoras, Tras la línea enemiga, Los Tenenbaums: Una familia de genios o El último golpe.

Hackman ha añadido recientemente a su currículum la faceta de ensayista, co-escribiendo con el arqueólogo Dan Lenihan el aclamado best-seller Wake of The Perdido Star.

Pam Grier

Pam Grier

Actriz polifacética donde las haya, Pam Grier emerge a principios de los setenta como la mayor protagonista de una serie de películas basadas en la cultura afroamericana del momento. Esta tendencia recibe el nombre de blaxploitation.

Pamela Suzette Grier nace en 1949. Su debut en Beyond the Valley of the Dolls (1970) es discreto pero sirve para que Roger Corman, maestro de películas de serie B, se fije en ella y se la recomiende a Jack Hill para que la incluya en el film carcelario The Big Doll House. Pam participa en varios títulos de este género, muy de moda en los setenta, con mujeres ardientes en celdas y demás.

1973 es un año muy productivo para la joven actriz. Participa en tres films muy dispares: The Arena (con gladiadores y despampanantes esclavas luchando al más puro estilo Espartaco), Scream, Blacula, Scream! (una curiosa versión sobre el mito del vampiro) y Coffy, conocido film que la consagra como reina de la blaxploitation. Con el tiempo llegan otros éxitos de taquilla como Foxy Brown, Sheba, Baby, Friday Foster y Greased Lighting.

El prototipo de papel que Pam tiene en estos films es siempre muy parecido: chica dura y autosuficiente, una heroína de a pie. Con la entrada de los ochenta desaparece la blaxploitation, pero el trabajo de la actriz sigue viento en popa: Grier se adapta bien a los nuevos tiempos y trabaja en Distrito Apache, Stand Alone, The Vindicator y Por encima de la ley.

La segunda mitad de los ochenta y primera de los noventa son los años de menos productividad de la actriz. La vemos de nuevo en 2013: rescate en L.A. (1996) y Mars Attacks! (1996).

Pero el verdadero retorno de la reina de la blaxploitation es con el papel protagonista de Jackie Brown (1997), un film de Quentin Tarantino. Admirador del cine afroamericano de los setenta, Tarantino rinde un claro homenaje a este cine y, para ello, elige como protagonista a su máxima estrella: Pam Grier.

El éxito de Jackie Brown sirve para que la actriz vuelva a tener la agenda llena de proyectos: Holy Smoke (1999), Fortaleza infernal 2 (1999), Fantasmas de Marte (2001) y Pluto Nash (2002).

Richard Gere

Richard Gere

Reconocido budista y amigo personal del Dalai Lama, Richard Tiffany Gere es uno de los galanes hollywoodienses por excelencia desde que en los noventa encadilara a medio mundo con su papel de seductor multimillonario en Pretty woman.

Cuando el joven Richard terminó su educación secundaria, empezó a estudiar Filosofía en la Universidad de Massachussetts, carrera que abandonaría a los dos años de empezarla para convertirse en actor, principalmente de musicales. Su decisión le salió bien, ya que en 1973 consiguió un papel para participar en el musical Grease, que se representaba en Londres.

Tras su paso por la escena musical londinense, Richard Gere participó en varias películas como Quiero la verdad (1975), Stony, sangre caliente (1978) o Días del cielo (1978). Pero su consagración no llegaría hasta 1980, año en el que interpretó a un joven gigoló en la película American gigolo y con el que comenzaría su carrera como una de las más grandes (y más deseadas) estrellas de Hollywood.

Posteriormente portagonizaría varias de las películas más emblemáticas y taquilleras de la década de los ochenta, como la romántica Oficial y caballero (1982) o la oscura Cotton Club (1984). A finales de esa década, Richard Gere era ya uno de los hombres más poderosos de Hollywood, pero lo mejor estaba aún por llegar.

En 1990 hizo equipo con Julia Roberts y el director Garry Marshall para protagonizar la archiconocida Pretty woman. En esta película, Gere se metió en la piel de Edward Lewis, un multimillonario que acaba enamorándose de una prostituta y con quien vive una romántica historia de amor. No hace falta decir que la película se convirtió en un gran éxito comercial, tanto fue así que consiguió el People's Choice Award de ese año a la mejor película.

Con ya dos nominaciones a los Globos de Oro a sus espaldas por Oficial y caballero y Pretty woman, continuó su carrera en los noventa al protagonizar películas como Sommersby (1993), El primer caballero (1995), o Chacal (1997). La presencia de su nombre en estas producciones era una baza segura para los productores de Hollywood, ya que todas se convertían en grandes éxitos comerciales.

Nueve años después de Pretty woman, Garry Marshall volvió a reunir a su pareja de oro, Richard Gere y Julia Roberts para protagonizar la comedia romántica Novia a la fuga. A pesar de la expectación creada, el proyecto no funcionó tan bien como se esperaba, ya que "sólo" consiguió recaudar 152 millones de dólares.

Tras el reencuentro con Julia Roberts, protagonizó el filme coral El doctor T y las mujeres (2000), dirigido por Robert Altman, y últimamente le hemos podido ver en dos de las películas más oscarizadas de 2002: Infiel y el musical Chicago. En esta adaptación cinematográfica del clásico de Broadway, se metió en la piel del corrosivo abogado Billy Flynt, papel por el que consiguió el Globo de Oro al mejor actor de musical o comedia. Actualmente le podemos ver en La huella del silencio (2005).

En su vida personal, Richard Gere se ha caracterizado siempre por estar involucrado en causas humanitarias y sociales y por su matrimonio en 1991 con la top model internacional Cindy Crawford, de la que se divorciaría en 1995. Actualmente está casado con la actriz Carey Lowell.

Jodie Foster

Jodie Foster

Si hay alguien con auténtico talento en el mundo del cine, ésa es Jodie Foster. Actriz de series de televisión desde niña, a los 14 años obtuvo su primera nominación al Oscar por Taxi Driver. Dos Oscars y otra nominación a los premios de la Academia después, Jodie ha consolidado su carrera en tres campos: la interpretación, la producción y la realización.

Foster empezó su carrera artística a la edad de tres años, apareciendo como la "niña Coppertone" en anuncios televisivos de esta marca de loción solar. Posteriormente pasó a convertirse en actriz fija de algunas series de televisión como Mayberry RFD, The Courtship of Eddie's Father, My Three Sons y Paper Moon.

Debutó en el cine con Napoleon and Samantha, cuando tenía ocho años. Pero fue su trabajo en Alicia ya no vive aquí y, sobre todo, su papel de joven prostituta en Taxi Driver (ambos films de Martin Scorsese) los que llamaron por primera vez la atención del público y
la crítica. Gracias a su actuación en Taxi Driver, Jodie se llevó su primera nominación al Oscar: tenía entonces apenas 14 años.

No fue aquél su único contacto con los premios de la Academia. Sus impactantes interpretaciones como la víctima de una violación múltiple en Acusados y como la agente especial Clarice Starling en El Silencio de los corderos, le valieron sendos Oscar a la mejor actriz. Y volvería a ser nominada una vez más por su trabajo en Nell.

Entre sus créditos destacan además Bugsy Malone, Ecos de un verano, Las aventuras de Tom Sawyer, Freaky Friday, Zorras, El Hotel New Hampshire y La sangre de otros, película en la que demostró sus virtudes políglotas interpretando su papel en francés. También ha protagonizado Sombras y niebla, de Woody Allen; Sommersby, junto a Richard Gere; y la comedia western Maverick, con Mel Gibson y James Garner.

En los últimos tiempos, Foster ha intervenido en Contact, dirigida por Robert Zemeckis; Ana y el rey, que coprotagonizó junto a Chow
Yun-Fat; La habitación del pánico, film de terror de David Fincher; y La peligrosa vida de los Altar Boys, junto a Vincent D'Onofrio.

Anque en la actualidad no se prodiga mucho en la gran pantalla, recientemente ha protagonizado los thrillers Plan de vuelo y Plan oculto.

Por otra parte, Jodie Foster ha tenido siempre un gran interés por la realización. Debutó como directora en 1991 con la aclamada El pequeño Tate, que también protagonizó. Y cuatro años más tarde produjo y dirigió su segundo film, A casa por vacaciones, cuyo reparto encabezaron Holly Hunter y Anne Bancroft. En 1992 fundó Egg Pictures, productora de películas como Nell o Resucitar un amor.

Ralph Fiennes

Ralph Fiennes

Detrás de este hombre con aspecto de gentleman se esconde Ralph Fiennes, un actor capaz de interpretar cualquier papel que se le ponga delante. Y aunque derrocha elegancia, también puede parecer un ser inquietante y algo misterioso.

Hijo de madre escritora y padre fotógrafo, Ralph Nathaniel Fiennes nace en Suffolk (Inglaterra) en 1962 y es el mayor de seis hermanos, entre los que se encuentran el también actor Joseph Fiennes y la directora Martha Fiennes.

Tras debutar en la gran pantalla con Cumbres borrascosas, el reputado actor se gana a público y crítica por su excelente trabajo en La lista de Schindler y El paciente inglés, interpretaciones por las que obtiene dos nominaciones al Oscar.

Considerado uno de los máximos valores de su generación, Fiennes empieza como actor de teatro en Londres en obras como Enrique VI y El Rey Lear. Con el tiempo y su buen oficio, comienzan a lloverle ofertas para películas y se introduce en el mundo del cine, sin dejar nunca de lado su gran pasión, el teatro.

En cine ha trabajado con directores de culto como Peter Greenaway en El Niño de Macon y David Cronenberg en Spider. Y es que Fiennes posee un exquisito talento interpretativo y tiene la capacidad de ponerse en la piel de personajes tan dispares como el del misterioso protagonista de El paciente inglés o el del perfecto gentleman en Los Vengadores.

Otros títulos destacados de su selecta filmografía son Quiz Show: el dilema, un film dirigido por Robert Redford que cosechó excelentes críticas; Días Extraños, un thriller de acción futurista; Onegin, película dirigida por su hermana Martha, y Spider, donde realiza una magnífica interpretación como Spider, un hombre atormentado incapaz de vivir con normalidad si no se le supervisa su medicación. También probó suerte en el terreno de la comedia romántica; en 2002 protagonizó Sucedió en Manhattan junto a Jennifer López.

En los últimos años Ralph ha bajado el ritmo de intervenciones en el celuloide aunque siendo mucho más selectivo con los papeles. Su interpretación en la precuela de El Silencio de los Corderos, Dragón Rojo (2002), para la que ganó hasta 14 kilos de músculo, supuso su regreso a las pantallas más comerciales. Su reciente nominación al Oscar por El Jardinero Fiel (2005) y su participación en dos películas de la saga Harry Potter -incluyendo la no estrenada Harry Potter y la Orden del Fénix- demuestran, una vez más, su portentosa versatilidad interpretativa.