5 jul. 2007

Catherine Zeta-Jones

Catherine Zeta-Jones

Catherine Zeta-Jones no se dio a conocer en Hollywood hasta que intervino en La máscara del Zorro, aunque por aquel entonces era ya una de las estrellas más populares del Reino Unido. Su trabajo en Chicago, por el que se ha llevado el Oscar a la mejor actriz secundaria, le ha permitido volver a sus orígenes y demostrar su talento para los musicales.

Catherine mostró un interés temprano por el mundo del espectáculo. Empezó a cantar, bailar y actuar en varias producciones de teatro locales siendo aún niña, y algunos años más tarde consiguió el papel principal en una nueva versión del musical 42nd Street.

En 1990 viajó a Francia para debutar en el cine como protagonista de Les mille et une nuits, de Phillipe De Broca. Cuando regresó a Inglaterra le ofrecieron trabajo en la serie de televisión The Darling Buds of May: el enorme éxito del programa convirtió a Zeta-Jones en una de las actrices más populares del Reino Unido.

Con la intención de triunfar en Hollywood, Catherine se trasladó entonces al otro lado del Atlántico, y durante un tiempo intervino en varios telefilms y miniseries de televisión.

En 1996 protagonizó una versión televisiva de Titanic anterior a la famosa película de James Cameron. Allí la descubrió Steven Spielberg, que pensó que Zeta-Jones era perfecta para la protagonista femenina de La máscara del Zorro (1998), un proyecto que él producía. El film, en el que también aparecían Antonio Banderas y Anthony Hopkins, dio a conocer a la actriz británica a nivel internacional.

En adelante, Catherine comenzó a obtener papeles destacados en otros títulos comerciales como el film de acción La trampa, de nuevo junto a Sean Connery, o la cinta de terror La guarida, junto a Liam Neeson y Lili Taylor. En su filmografía destacan también Cristobal Colón: el descubrimiento, Alta fidelidad, The phantom: El héroe enmascarado, Traffic y La pareja del año.

En 2002, Zeta-Jones obtuvo su primer Oscar como actriz secundaria por su trabajo en el musical Chicago, donde además de interpretar pudo demostrar sus dotes para el canto y el baile. Recientemente ha protagonizado junto a George Clooney Crueldad intolerable, una comedia de los hermanos Coen, La Terminal , donde encabeza el reparto junto a Tom Hanks y Ocean's Twelve.

Renee Zellweger

Renee Zellweger

Esta rubia de indiscutible origen nórdico es una de las revelaciones del cine norteamericano de los últimos años. Ganadora de un Oscar por Cold Mountain y nominada a este premio en otras dos ocasiones -por El diario de Bridget Jones y Chicago-, Renée Zellweger se ha situado entre las intérpretes más solicitadas de Hollywood.

Hija de padre suizo y madre noruega, Renée Zellweger empezó a interesarse por el teatro en la escuela, allá en su Texas natal. Durante toda la juventud compaginó esta afición con sus estudios y, tras graduarse, decidió seguir con su carrera artística. Eso sí, prefirió quedarse en Texas antes que desplazarse a la glamourosa Hollywood.

De esa primera época son filmes como Reality Bites o una de las secuelas de la mítica saga de terror La matanza de Texas. Cuando empezó a ser conocida se mudó a Los Angeles y allí continuó con su trabajo en diferentes películas, principalmente independientes.

Su primer gran éxito llegó en 1994 con Jerry Maguire, película que protagonizó junto a Tom Cruise y por la que obtuvo varios premios y el respeto cada vez mayor de crítica y público.

Entre las películas que destacan en su filmografía se pueden citar Cosas que importan, El soltero, Abajo el amor, Yo, yo mismo e Irene o Persiguiendo a Betty, por la que consiguió el Globo de Oro a la mejor actriz de comedia. Sin embargo su interpretación más celebrada es El diario de Bridget Jones, que le permitió figurar entre las candidatas al Oscar por primera vez en su carrera.

Recientemente ha protagonizado el drama La flor del mal, en el que aparece junto a Michelle Pfeiffer y Robin Wright Penn. En 2002 vuelve a ser nominada a los Oscar como mejor actriz por su papel en el musical Chicago, de Rob Marshall, en el que además de interpretar demuestra sus dotes para el baile y la canción.

Y como no hay dos sin tres, un año más tarde repite nominación
-en esta ocasión a la mejor actriz secundaria- por su papel en Cold Mountain, en la que aparece junto a Jude Law y Nicole Kidman. Esta vez sí: Renée obtiene el Oscar.

Con el 2004 llegó la segunda parte de su personaje más conocido, Bridget Jones, Sobreviviré y un año más tarde cambió a Hugh Grant por Russell Crowe en Cinderella Man, El hombre que no se dejó tumbar.

El 2007 nos devuelve a una bella Zellweger vestida de época para Miss Potter, la biografía cinematográfica de la inteligente y carismática escritora de libros de niños Beatrix Potter. Comparte cartel con el que ha sido probablemente su mejor 'partenaire' en el cine, Ewan McGregor, con quien ya rodó Abajo el amor.

Entre sus proyectos futuros está el estreno de dos películas que ya ha grabado: el thriller Case 39, donde da vida a una trabajadora social que se verá enredada en el caso de una niña maltratada; y la comedia romántica situada en los años 20 Leatherheads, que la reunirá con su ex amante George Clooney.

Entre las curiosidades referentes a su vida privada destacan sus amoríos con el humorista Jim Carrey, el piropeado George Clooney y el cantante de los White Stripes Jack White. Y es que, sin menospreciar su talento, Renée debe parte de su popularidad a su rubia belleza. No en vano la revista People la eligió en 2001 entre las 50 mujeres más hermosas del mundo. Su última conquista es nada más y nada menos que el guapo Luke Perry, conocido por su papel de Dylan en la serie televisiva Sensación de vivir, tras poner fin a su breve matrimonio con el cantante de country Kenny Chesney.

Elijah Wood

Elijah Wood

Todo el mundo le conoce por su papel de Frodo en la trilogía sobre El señor de los anillos dirigida por Peter Jackson. Aunque Elijah Wood lleva toda la vida ante las cámaras. El niño que debutó a los ocho años en un vídeo musical ha sabido sacar partido a su talento película tras película, hasta erigirse en uno de los mejores actores de su generación.

El pequeño Elijah demostró su capacidad para cantar, actuar y entretener a los demás desde bien temprano. Viendo las habilidades del niño, su madre pensó que lo mejor era llevarlo a una agencia de modelos infantil: a partir de entonces, Wood empezó a aparecer regularmente en anuncios y pequeños papeles televisivos.

Su primer trabajo significativo como actor llegó en 1989, cuando intervino en un vídeo musical de Paula Abdul. Por aquellas fechas se estrenó también en la gran pantalla, con dos breves papeles en Regreso al futuro II y Asuntos sucios que pasaron bastante desapercibidos. Fue en 1990 cuando realmente captó la atención de la crítica con su actuación en Avalon, de Barry Levinson.

En los años siguientes, Elijah Wood dejó claro su talento precoz en películas como Un lugar en el paraíso, su primer trabajo como protagonista; Eternamente joven, junto a Mel Gibson; El buen hijo, donde se batía en un duelo interpretativo con otra promesa infantil del momento, Macaulay Culkin; Un muchacho llamado Norte o La guerra, que le valió el premio Estrella Juvenil del Año.

Muchos críticos se mantenían expectantes ante el futuro de Wood. No sabían si su habilidad para meterse en el bolsillo a crítica y público acabaría con el tiempo o si, por el contrario, su talento le consolidaría como joven valor. Pero el éxito de sus siguientes trabajos demostró que no tenían por qué preocuparse: ahí quedan La tormenta de hielo, de Ang Lee; el film de ciencia ficción Deep Impact o el thriller juvenil The Faculty, de Robert Rodriguez.

Elijah Wood ha dedicado los últimos años casi por completo a su personaje de Frodo Bolsón en El señor de los anillos, la trilogía épica dirigida por Peter Jackson y ganadora de 11 Oscars. Su nombre no figuró en el proyecto en un principio, ya que el director buscaba a un actor inglés. Pero Elijah pensó que podría ser la oportunidad de su vida y envió un vídeo de presentación a Jackson, con el que logró que lo eligiera. Así, su participación en El señor de los anillos le ha consolidado como uno de los mejores y más populares actores jóvenes en Hollywood.

Tras la trilogía de El señor de los anillos, le hemos podido ver en películas cómo ¡Olvídate de mi!, Sin city o la más reciente, Todo está iluminado.

Reese Whiterspoon

Reese Witherspoon

Reese Whiterspoon es un valor en alza dentro del competitivo mundo de Hollywood. Esta belleza de Lousiana va más allá de la simple fachada y es una actriz de talento que ha cosechado numerosos premios a lo largo de su carrera. Aunque algunos la hayan querido encasillar como actriz de comedia romántica, Reese ha demostrado que puede ser una estrella polifacética y que puede dominar otros ámbitos del mundo del cine como la producción. Reciente ganadora de un Oscar por su papel en En la cuerda floja, está claro que Reese se niega a ser flor de un día.

Laura Jean Reese Witherspoon, nació el 22 de marzo de 1976 en Baton Rouge, Louisina. Su padre era un médico militar y Reese pasó los primeros cuatro años de su vida en Wiesbaden (Alemania) en donde su padre estaba destinado. Pero poco después toda la familia se trasladó a Nashville donde Reese pasó el resto de su infancia.

Su precoz trayectoria profesional comenzó, siendo ella una niña, con apariciones en anuncios publicitarios. A los 11 años gana un concurso de talentos y a los 14 debuta en la gran pantalla con la película Un verano en Lousiana. Aunque prometía desde muy pequeña, antes de llegar despuntar en la interpretación cursa dos años de literatura en la Universidad de Stanford pero lo dejar para dedicarse de lleno al mundo del cine.

Y parece que no se equivocó porque poco después participaría en la película independiente Sin Salida, en la que compartía cartel con Kiefer Sutherland y cuya interpretación le valdría el reconocimiento de la crítica, llegando incluso a ganar el premio a la mejor actriz del Festival de Sitges. Esta película y otras como Pasión obsesiva, que protagonizó con Mark Wahlberg, fueron consolidando su carrera como joven promesa. Después llegarían títulos como Al caer el Sol, Pleasantville junto a Tobey Maguire o Crueles intenciones en la que compartiría pantalla con su futuro marido, Ryan Phillippe.

Reese Whiterspoon conoció a Ryan Phillippe en la fiesta de su 21 cumpleaños y tras trabajar con él en Crueles intenciones formaron una sólida pareja que ya tiene dos retoños: Ava Elizabeth y Deacon.

Reese especializó su carrera en la comedia, apareciendo en títulos como Little Nicky aunque también lo ha combinado con apariciones en otro tipo de películas como American Psycho. En 1999 llegó a estar nominada a los globos de Oro gracias a la película Election y en 2001 repetiría candidatura gracias a Una Rubia muy legal. Esta película marca un antes y un después en la carrera de Reese ya que se convirtió en un éxito de taquilla y la popularidad de Reese se hizo internacional.

Después, siguiendo en la línea de comedia romántica, llegarían películas como Sweet home Alabama, La importancia de llamarse Ernesto, la secuela de Una rubia muy legal o Ojalá fuera cierto.

En los últimos tiempos Reese Whiterspoon ha querido dar un giro a su carrera decantándose por papeles más serios y produciendo películas a través de su productora la Type A films. Y parece que la fortuna le sigue sonriendo. Su papel de June Carter en En la cuerda Floja le ha valido, además de un Globo de Oro, un cotizado Oscar de la academia como mejor actriz principal. Parece que Reese Whiterspoon todavía tiene mucho talento por mostrar.

Kate Winslet

Kate Winslet

Kate Winslet es seguramente la envidia de millones de adolescentes desde que se entregara a los brazos de Leonardo DiCaprio en la laureadísima Titanic. Pero más allá de sus "relaciones laborales" y más allá de su belleza (incuestionable por otra parte), esta joven actriz británica ha demostrado con creces su enorme talento como actriz.

De familia de actores, Kate Winslet fue sin duda una actriz precoz. Su primer papel importante lo hizo a los 17 años interpretando a una adolescente obsesiva en Criaturas celestiales (1994). Tanto la película como la actriz fueron muy bien recibidas por la crítica.

Poco después Kate acudió al casting de Sentido y sensibilidad (1995) y sedujo a su directora, Emma Thompson. En el rodaje bordó el papel y consiguió estar nominada para el Oscar a la mejor actriz de reparto. Era la "nominada" más joven de la historia.

Desde ese día Kate Winslet no ha parado de crecer. Primero hizo de heroína en Jude (1996) y el mismo año encarnaba a Ofelia en el Hamlet de Kenneth Branagh.

Pero si un papel catapultó a Kate Winslet ese fue el de Rose en Titanic (1997). Su romance junto a Leonardo DiCaprio en el barco más tristemente famoso de la historia, llenó las salas de medio mundo. Y la Winslet volvió a optar al Oscar, esta vez como mejor actriz.

Tras este atronador éxito procuró embarcarse en proyectos menos faraónicos. Intervino en películas más o menos independientes como Shakespeare in Love, Ana y el rey, El viaje de Julia, Holy Smoke, Quills o Enigma, además de participar en varios programas y series de televisión.

En 2001 volvió a encabezar un proyecto ambicioso; Iris. Y una vez más volvió a estar nominada para los Oscar (por tercera vez) gracias a su gran interpretación de Iris joven. La cuarta nominación llegó en 2005 con su trabajo en Olvídate de mí.

Entre sus últimas películas destacan Descubriendo Nunca Jamás, junto a Johnny Depp, Todos los hombres del rey, en la que comparte reparto con Jude Law y Sean Penn, y The Holiday, al lado de Cameron Diaz y donde repite con Jude Law.

Thomas Wilkinson

Tom Wilkinson

Thomas Wilkinson es uno de los actores ingleses más queridos por el público de su país. A lo largo de su carrera ha hecho de todo: teatro, cine, televisión... Pero gran parte de su fama se la debe a su papel en la ovacionada Full Monty.

Aunque siempre interesado por la interpretación, este popular actor británico cursó sus estudios en la Universidad de Kent y se graduó con el título de Licenciado en Literatura Inglesa y Americana. Recientemente, le ha sido otorgado un Doctorado Honorario en Letras.

En sus inicios, a mediados de los setenta, participó activamente en el cine y la televisión. Con el tiempo, fue ganándose el respeto de la crítica y el público con interpretaciones en películas como En el nombre del padre, Priest y Wilde. Pero, indudablemente, el reconocimiento internacional le llegó con Full Monty y con su papel de uno de los seis hombres en paro que se dedican al striptease para ganarse la vida.

En su filmografía también destacan producciones como Sentido y sensibilidad, Shakespeare in Love, The Patriot y En la habitación, película esta última que supuso su primera nominación al Oscar.

Forest Whitaker

Forest Whitaker

Forest Whitaker ha actuado en más de 47 películas, ha producido más de ocho y ha dirigido cinco. En pantalla desde 1979, Forest es un actor grande, con cara de niño y que ha conseguido evitar la fama durante muchos años a pesar del número de papeles principales que ha interpretado, al menos hasta que ha ganado el Oscar a mejor actor por su interpretación en El último Rey de Escocia.

Forest Whitaker tiene un talento tan grande como él mismo. Estrella del fúlbol en el instituto y cantante de ópera en la universidad, debutó como actor a los 21 años en Aquel excitante curso, una comedia protagonizada por Sean Penn en la que el joven Whitaker hacía de futbolista. Fue ganando experiencia trabajando en programas de televisión, haciendo anuncios y telefilmes, hasta saltar a la fama con su papel como jugador de billar en El color del dinero.

Gracias a ese papel consiguió hacerse un sitio en películas de primera fila como Platoon o Good Morning Vietnam, hasta conseguir su primer papel protagonista en la película de Clint Eastwood, Bird<, en la que daba vida al torturado icono del jazz Charlie “Bird” Parker. Con su actuación en Bird, Whitaker ganó la Palma de oro al mejor actor en el Festival de Cannes y fue nominado a los Globos de Oro de 1988.

Aunque su aspecto de grandote bonachón lo ha llevado a interpretar a personajes con gran humanidad, inocencia, y timidez, como en Phenomenon y, en cierta manera, en La habitación del Pánico, Whitaker ha llevado a cabo de forma magistral infinidad de roles diferentes. Ha actuado como un verdadero cirujano plástico en Jonny, el guapo, se ha metido en la piel de un diseñador de moda gay en Prêt-à-Porter, ha sido cazador de<>Spieces, y ha usado sus épicas proporciones en Campo de batalla: La Tierra.

A principios de los 90, Whitaker decidió ampliar sus horizontes incluyendo la producción y la dirección a su ya impresionante currículum. Empezó coproduciendo la violenta película de gangster Redada en Harlem, en la que también participó como actor junto a Gregory Hines y Robin Givens. Varios años más tarde hizo su debut como director con Esperando un respiro, en la que reunió a varias de las cantantes y actrices negras más importantes del momento como Whitney Houston y Angela Bassett. Dirigió también en videoclip del tema central de la película, Shoop Shoop, de Whitney Houston.

Toda la vida de Forest Whitaker gira alrededor del cine. Está casado con la actriz Keisha Whitaker, a la que conoció en el set de Blow away, sus dos hermanos menores son también actores y es propietario de una empresa que se dedica al cine, a la televisión y a la producción musical. Finalmente, sus treinta años de trabajo en la pequeña y la gran pantalla han dado sus frutos hasta llevarlo a conseguir el Oscar a mejor actor por su papel en El último rey de Escocia en el que interpresa a un terrible dictador ugandés.

Sigourney Weaver

Sigourney Weaver

Weaver ha creado multitud de personajes memorables, tanto dramáticos como cómicos. Saltó a la fama como la teniente Ripley de la saga Alien, y llegó a las puertas del Oscar con sus interpretaciones en Gorilas en la niebla y Armas de mujer.

Su nombre real es Susan Alexandra, pero se lo cambió por el de Sigourney en honor a un personaje de El Gran Gatsby. Nacida en Nueva York, se licenció en Inglés en la Universidad de Stanford y estudió después en la Escuela de Arte Dramático de la Universidad de Yale. Sus primeros pasos como actriz profesional fueron en el teatro.

Debutó en el cine en 1977 con una brevísima aparición en Annie Hall, de Woody Allen. Dos años más tarde llegó el papel que le convertiría en estrella de Hollywood: el de la teniente Ripley en Alien, el octavo pasajero, el clásico de ciencia-ficción de Ridley Scott. Weaver retomó este personaje en Aliens: El regreso, de James Cameron, película por la que fue nominada al Oscar en 1986; Alien 3, de David Fincher; y Alien resurrección, de Jean-Pierre Jeunet.

Tras Alien, el octavo pasajero, Sigourney obtuvo el respeto de la crítica con el drama romántico El año que vivimos peligrosamente y triunfó en taquilla con la comedia fantástica Cazafantasmas. Su gran año llegó en 1988, cuando fue nominada al Oscar por partida doble: como mejor actriz por el drama Gorilas en la niebla y como secundaria por la comedia Armas de mujer.

En adelante protagonizó films tan dispares como la comedia Dave, presidente por un día, en la que daba la réplica a Kevin Kline; el drama político de Roman Polanski La muerte y la doncella, junto a Ben Kingsley; el thriller psicológico Copycat: copia mortal; o la aclamada por la crítica La tormenta de hielo, de Ang Lee.

Entre sus trabajos más recientes figuran Mi mapa del mundo, un poderoso drama por el que obtuvo elogiosas críticas internacionales,
o la comedia romántica Las seductoras, que protagoniza junto a Jennifer Love Hewitt, Gene Hackman y Ray Liotta.

Otros títulos de su filmografía son El ojo mentiroso, 1492: La conquista del paraíso, Jeffrey, Blancanieves: la verdadera historia, Héroes fuera de órbita o Lío en La Habana.

Naomi Watts

Naomi Watts

Watts llevaba más de diez años como actriz cuando la crítica la descubrió en Mulholland Drive. Su trabajo en el premiado film de Lynch la erigió como nueva promesa de Hollywood y le abrió las puertas a películas como The Ring o 21 gramos.

Naomi nació en Inglaterra, pero a los 14 años se trasladó a Australia. Empezó a estudiar interpretación mientras iba al colegio y siendo aún adolescente dio sus primeros pasos como actriz. Debutó en el cine en 1986 con un film romántico, For Love Alone. Cinco años después llegó su primer papel importante en La primera experiencia, donde coincidió con una todavía desconocida Nicole Kidman.

Tras un primer contacto con Hollywood en Matinee, en los años siguientes participó en diferentes telefilms y películas menores, como Tank Girl o Más fuerte que su destino.

Su gran oportunidad llegó cuando David Lynch la fichó para el que debía ser el episodio piloto de una serie de televisión para la ABC, Mulholland Drive. Aunque la cadena canceló el proyecto, éste tiró adelante en forma de largometraje. La película triunfó en Cannes 2001: Watts recibió elogios y premios por su trabajo, y su nombre empezó a sonar en Hollywood como nueva promesa del cine.

Ese mismo año, Naomi produjo y protagonizó el corto Ellie Parker, que compitió en el Festival de Sundance y le valió el premio a la mejor actriz de cortometraje.

El éxito de Mulholland Drive le permitió en adelante escoger proyectos más atractivos. En 2002 fue la protagonista de The Ring, el remake "made in Hollywood" de un film de terror japonés que había triunfado en taquilla. Con él volvió a conseguir buenas críticas y éxito comercial. Poco después pudimos verla en la comedia romántica de James Ivory Le Divorce, junto a Kate Hudson, y en el film de humor Funerarias S.A., junto a Alfred Molina y Christopher Walken.

En 2003, Naomi Watts protagonizó junto a Sean Penn y Benicio del Toro el drama 21 gramos, que le valió una nominación al Oscar a la mejor actriz protagonista.

Otros títulos de su filmografía son El gran mar de los Sargazos, Conducta inmoral, The Custodian, Persons Unknown, A House Divided, Rabbits (de nuevo con Lynch), Ned Kelly o The Kelly Gang. En TV, ha participado en diferentes telefilms y miniseries.

Últimamente hemos podido verla en Extrañas coincidencias, la terrorífica The Ring 2, el thriller Tránsito y la revisión del clásico King Kong, de Peter Jackson.

Ya en el 2007 nos ha sorprendido en la extraña producción de David Lynch Inland Empire, junto a Jeremy Irons y Laura Dern y más recientemente con El velo pintado, una maravillosa coproducción inglesa-china, en la que vivirá un amor conflictivo en triángulo junto a Edward Norton y su novio Liev Schreiber.

La actriz australiana ha sorprendido a propios y extraños en la edición de los Oscars 2007, donde se paseó por la alfombra roja, con su amiga y compatriota Nicole Kidman, luciendo una incipiente barriguita. Su novio, el norteamericano Liev Scheiber, está que no cabe en sí de gozo.

Denzel Washington

Denzel Washington

No hay duda que el dos veces oscarizado Denzel Washington posee unas brillantes credenciales. Le conocimos como médico en una famosa serie de televisión y hemos disfrutado de su talento en títulos como Malcolm X y Philadelphia.

El actor afroamericano Denzel Washington nace en Mount Vernon en 1954. Después de graduarse en el instituto, decide estudiar la carrera de periodismo. En su estancia en la universidad le entra el gusanillo de la interpretación y empieza a combinar sus estudios con esporádicas apariciones teatrales.

Al finalizar la carrera se muda a San Francisco con una beca para estudiar teatro pero, después de un año en el conservatorio, lo deja y empieza a buscar trabajo como actor: su imagen y versatilidad le ayudan a encontrar papeles en producciones de televisión.

Durante la década de los 80 combina sus trabajos entre la televisión y el cine. Su brillante interpretación de médico en la conocida serie de televisión St. Elsewhere, hace que empiecen a llegar ecos de su nombre a Hollywood. Dichos rumores dan su fruto y Denzel comienza a trabajar en grandes producciones cinematográficas.

Su fama y reconocimiento llegan en 1987 con su participación en Grita libertad, película por la que fue nominado al Oscar al mejor actor secundario. En 1989 vuelven a nominarlo como mejor actor secundario por su papel en Tiempos de gloria y, en esta ocasión, se lleva el Oscar. A partir de ese momento, le llueven cantidad de proyectos y entra a formar parte de la deseada lista de estrellas hollywodienses.

En su filmografía también destacan Malcolm X, Huracán Carter (cada una le valió una nominación al Oscar como mejor actor), El Informe Pelícano y El coleccionista de huesos. Saliendo de su línea interpretativa habitual con roles de hombres buenos y honestos, su papel de policía corrupto en Training Day supone la quinta nominación a los Oscar de este carismático actor y su primera estatuilla como actor principal.

Más recientemente le hemos podido ver en películas tan dispares como John Q, Antwone Fisher o Plan oculto, entre otras.

Estella Warren

Estella Warren

Después de esculpir su cuerpo en las piscinas durante años, Estella Warren consiguió deslumbrar al mundo entero haciendo de modelo para las mejores revistas. Decidida a explorar nuevos caminos Estella intenta ahora alcanzar su verdadero gran sueño: ser actriz. De momento, Driven y El Planeta de los Simios son sus mejores credenciales.

Poco podía pensar esta rubia de proporciones casi perfectas que un día se codearía con las mejores supermodelos del mundo. De hecho, en su infancia y juventud vivía entregada a su pasión en esa época: la natación sincronizada. Un deporte en el que llegó a competir con las mejores del mundo como campeona de Canadá. Pero cuando aparició en un desfile de moda benéfico un cazatalentos avispado la vio y envió su foto a Nueva York, la meca de las modelos.

A partir de ese momento su carrera como modelo tomó el protagonismo en su vida y Estella tuvo que dejar de lado la natación renunciando incluso a una olimpiada. Como modelo pronto se hizo un nombre y su rostro angelical apareció en las portadas de las mejores revistas: Vogue, Marie-Claire, Elle, GQ, Sports Illustrated... Hasta llegó a ser la imagen de Chanel No.5.

Pero Estella quería más y, cansada del ajetreo del mundo de la moda, decidió pelear por su auténtico sueño; ser actriz. Así, tras unas fugaces apariciones en televisión, se estrenó en la gran pantalla con Perfume en 2001, el mismo año en que la vimos junto a Sylvester Stallone en Driven. Dos experimentos que le sirvieron para conseguir su primer gran papel; interpretar a la seductora Daena en el remake de El Planeta de los Simios de Tim Burton. La película, que cosechó un gran éxito de taquilla, situó a Estella en el mapa.

Aunque las ofertas han seguido llegando con regularidad a su mesa, de momento la actriz canadiense no ha vuelto a cosechar un éxito semejante. Así la hemos visto en películas como Tangled (una película menor), Kangaroo Jack, una comedia rodada en Australia, y en el romance The Cooler, donde interpreta un papel secundario.

Jon Voight

Jon Voight

Aunque tiene un montón de películas intersantes, Jon Voight, el padre de la despampanante Angelina Jolie, pasará a la historia del cine por un papel; el de ese joven y apuesto cowboy que llegó a la ciudad a medianoche dispuesto a comerse el mundo y que acabó siendo devorado sin escrúpulos por él. Simplemente memorable.

Jon Voight se inició como actor en el instituto donde estudió teatro y participó en algunas producciones escolares. Su afición por la interpretación le llevó hasta Broadway cuando apenas tenía 20 años. En aquellos primeros tiempos, además, comenzó a aparecer como secundario en diferentes series de televisión.

Poco después llegó su debut en el cine y, tras participar en alguna que otra película menor, en 1969 se encontró con la gran oportunidad de su vida: el papel de gigoló en Cowboy de medianoche. Por su impecable interpretación obtuvo una nominación al Oscar como mejor actor y, sin saberlo, contribuyó decisivamente a definir el modelo de hombre sensible que cautivó a los americanos en los 70 y 80.

Con la fama en la palma de la mano, Voight evitó el camino fácil y en adelante optó por escoger proyectos poco comerciales. Hasta que en 1978 dio el segundo gran golpe de su carrera. Su papel de veterano del Vietnam en El regreso le dio el Oscar al mejor actor. Todo un éxito que en 1985 volvería a rozar con otra nominación por su papel en El tren del infierno.

Durante los años 80 y 90, Voight fue cambiando su carrera de actor por la dedicación a diferentes causas sociales y políticas. Con todo, en su filmografía más reciente aún destacan títulos como: Heat, Misión imposible, Pearl Harbor o Tomb Raider, en la que curiosamente coincide con su hermosa hija, la también actriz Angelina Jolie.

Paz Vega

Paz Vega

Paz Vega ha cosechado un gran número de éxitos en su intensa carrera. Decidió dedicarse a la actuación tras asistir a una representación de “La casa de Bernarda Alba” de Lorca, en su Sevilla natal, donde comenzó sus estudios de arte dramático. Si con eso no fuera suficiente, la joven e inquieta Paz fundó su propia compañía de teatro, en la que actuaba y también dirigía.

Muy pronto, Sevilla se quedaría demasiado pequeña para la estrella en ciernes, y se trasladó a Madrid donde consiguió su primer papel televisivo en la aclamada serie Compañeros para, a continuación, protagonizar Siete Vidas, la comedia (sitcom) más popular de España.

Tras interpretar algunos papeles secundarios en importantes películas españolas y conseguir una nominación para el Goya en Sólo Mía, obtuvo su primer papel de protagonista en el cine de mano de Julio Medem en Lucía y el Sexo (2001), por la que obtuvo el Goya 2002 a la Mejor Actriz Revelación.

Al año siguiente, protagonizó El otro lado de la cama, la película española más taquillera de 2002 con más de 2.800.000 espectadores, y apareció también en la galardonada Hable con ella, de Pedro Almodóvar.

En la reciente adaptación de Carmen, a cargo de Vicente Aranda, Paz representó el papel de la mujer fatal creada por Merimée. Tras su brillante y cómico papel en Di que sí, Paz ha comenzado su aventura en Hollywood y lo ha hecho de la mano de uno de los directores más prestigiosos, James L. Brooks, en su largometraje Spanglish, donde Paz interpreta uno de los papeles principales junto a la estrella americana Adam Sandler.

Casualmente, en los últimos dos años se ha decantado por el cine histórico, protagonizando Los Borgia (2006) junto a Eloy Azorín y Teresa, el cuerpo de Cristo (2007), la película de Ray Lóriga en la que la sevillana da vida a Santa Teresa de Jesús, compartiendo cartel con estupendos actores de la talla de Eusebio Poncela, Geraldine Chaplin, Leonor Watling y José Luis Gómez.

También en el 2006 apareció en el thriller inglés Fade to black, filme que en nuestro país no es muy conocido.

El 2007 supondrá un giro en la vida y carrera artística de Paz Vega, que dará a luz a su primer y esperadísimo hijo, fruto de su amor junto al venezolano Orson Salazar. De él ha dicho que es más que un marido; es su inspiración, su estilista, su agente, su protector... No podía ser de otro modo, ¡el suyo es todo un amor de película!

La carrera americana de Paz va viento en popa y da un paso más en 2007 con Dame diez razones, una divertida comedia donde comparte cartel con el mismísimo Morgan Freeman.

Liv Tyler

Liv Tyler

Inició su carrera artística como modelo, pero pronto se pasó al cine. Belleza robada la dio a conocer, Armageddon la convirtió en estrella, y su trabajo como Arwen en El Señor de los Anillos la ha consolidado entre los grandes de Hollywood.

Su madre es una antigua modelo y groupie de rock de los 70; su padre es Steven Tyler, el carismático líder de Aerosmith. Aunque Liv no supo que él era su padre biológico hasta que cumplió los 12 años: su asombroso parecido físico con aquel amigo de la familia que tanto la visitaba le hizo sospechar, así que le planteó directamente la cuestión a su madre. Ésta le confirmó sus sospechas, y fue entonces cuando Liv adoptó el apellido paterno.

Comenzó su carrera artística a los 14 años, cuando se trasladó a Nueva York con su madre para trabajar como modelo. Durante aquella etapa fue portada de varias revistas y tomó su primer contacto con la interpretación cuando rodó un spot televisivo; suficiente para darse cuenta de que en realidad quería ser actriz.

Su nombre empezó a sonar en 1994, cuando protagonizó junto a una todavía desconocida Alicia Silverstone un vídeo de Aerosmith, Crazy. Ese mismo año debutó en el cine con una sólida interpretación en el thriller Un testigo en silencio.

Pero su primer gran trabajo llegó dos años más tarde: Bertolucci la fichó para protagonizar Belleza robada, y su actuación en aquel film la situó entre las nuevas jóvenes promesas de Hollywood.

En los años siguientes, la fama de Tyler creció gracias a títulos como The Wonders (el debut de Tom Hanks como director), El secreto de los Abbott o U-Turn, giro al infierno. De ahí a trabajar en una producción de gran presupuesto sólo había un paso, y la oportunidad llegó cuando la llamaron para protagonizar Armageddon junto a Ben Affleck y Bruce Willis. El film no sólo fue el proyecto más ambicioso de Liv, sino que además se convirtió en un éxito de taquilla.

Sin embargo, aún tendría que pasar algún tiempo antes de que Tyler se enfrentara al momento más importante de su carrera. Y es que en 2001 asumió el papel de la princesa Arwen en la trilogía de Peter Jackson sobre El Señor de los Anillos, lo que la consolidó como una de las grandes estrellas de Hollywood.

Otros títulos destacados en la filmografía de Liv Tyler son Empire Records, Plunket y Macleane, La fortuna de Cookie, Onegin o
El Doctor T y las mujeres.

John Travolta

John Travolta

Grease, Pulp Fiction, Phenomenon, Basic... Vista desde la distancia la carrera de John Travolta es como una montaña rusa de éxitos, lagunas y fracasos. Y es que este tipo con fama de bonachón fue todo un icono de los '70, un actor olvidado en los '80 y de nuevo una estrella en los '90.

Dicen que John Travolta era tan mediocre en la escuela como brillante en la escena. Quizá por eso su madre, que era actriz, le animó a dejar los estudios y a tomar clases de voz, danza e interpretación con el hermano de Gene Kelly, Fred Kelly.

Y acertaron porque con apenas 20 años John Travolta ya tenía en su nómina taquillazos como Carrie, Grease o Fiebre del Sábado Noche, ésta última con nominación al Oscar incluida. Su radiante sonrisa, su rebelde flequillo negro y su sensual manera de moverse le habían convertido en todo un icono de la música disco de los '70.

Pero en la década siguiente el triunfo se volvió contra él. Su personaje se quemó y Travolta empezó a dar tumbos. El drama Vivir el momento fue un fisaco. Luego vino Cowboy de Ciudad, una buena película que no obtuvo el éxito esperado. Y más tarde tropezó con Brian De Palma en Impacto. Lo mismo que hizo con Staying Alive: La fiebre continúa, dirigida, curiosamente, Silvestre Stallone.

Ya en plena caída libre Travolta aceptó papeles como la comedieta Tal para cual o la insulsa Perfect. Pero no hubo manera. Aunque tuvo en sus manos guiones como Splash, American Gigolo y Oficial y Caballero la cosa no fructificó. Y poco a poco su teléfono dejó de sonar y Travolta se autoimpuso un exilio que duró varios años.

Pero con los '90 todo volvió a cambiar. En The Experts conoció a su mujer, Kelly Preston, y se inició con ella en la iglesia de la Cienciología. Luego rodó la comedia familiar Mira Quién Habla, un éxito inesperado de la que hizo dos secuelas más. Y, cuando parecía que Hollywood volvía a darle la espalda, se metió en la piel de Vincent Vega en Pulp Fiction. Un personaje que Tarantino había escrito para él y que le valió a Travolta otra nominación al Oscar.

Desde entonces este fanático de los aviones, piloto aficionado y actor bonachón ya no se ha bajado del tren de la fama. Al menos así lo han demostrado en trabajos como Broken Arrow, Michael, Phenomenon, Cara a cara, Primary Colors, La Hija del General, La Delgada Línea Roja, Operación Swordfish, Basic, El Castigador (The Punisher) o Be Cool.

Recientemente John ha estrenado Cerdos salvajes, que tuvo una gran acogida de público, y este año verá la premiere de Corazones Solitarios junto a Salma Hayek. También está previsto que se estrene el musical Hairspray, que ambientado en la América de los años 60, nos mostrará un Travolta completamente distinto: su personaje es el de Edna, una señora gruesa que canta y baila.

Marisa Tomei

Marisa Tomei

Esta neoyorquina de pura cepa es una de las mejores representantes de la nueva hornada de actrices que reinan en Hollywood. Desde que ganara el Oscar por Mi primo Vinny (1992), la actriz de Brooklyn no ha dejado de compaginar televisión, cine y teatro en una carrera que ha ido de menos a más y que no parece tener techo.

Marisa Tomei se sintió atraída por la interpretación desde pequeña, hasta el punto que estudió arte dramático en la Universidad de Boston. Sus primeros pasos hacia la carrera de actriz llegaron con su trabajo en la serie de televisión Un mundo diferente. Tras ello, Tomei creó un grupo de teatro vanguardista junto a otros jóvenes actores. Fue en esa época cuando comenzó su reconocimiento profesional.

Tras intervenir en diferentes producciones televisivas como El show de Bill Cosby, Marisa Tomei debutó en la gran pantalla en 1984 con The Flamingo Kid. Aun así, siguió dedicada principalmente al teatro, y fue gracias a su trabajo en los escenarios que Sylverster Stallone se fijó en ella y la llamó para participar en su film Oscar. Sin embargo su gran momento llegó en 1992, cuando le concedieron un Oscar a la mejor actriz secundaria por su papel en Mi primo Vinny.

Tomei cuenta en su filmografía con títulos como Corazón indomable, Chaplin, Cuando salí de Cuba o Siempre a tu lado. Más acostumbrada a interpretar papeles cómicos que grandes dramas, su personaje de En la habitación (2001) se presentó como un interesante reto que a la postre le valió su segunda nominación al Oscar.