18 jun. 2007

Julianne Moore

Julianne Moore

Actriz curtida en teatro y series de televisión, Julianne Moore se pasó al cine para convertirse en una eficaz intérprete de reparto. Hasta que captó la atención de todos con su trabajo en Boogie Nights. Desde entonces, su versatilidad le ha permitido optar al Oscar por papeles tan distintos como los de El fin del romance, Lejos del cielo o Las horas.

Licenciada en Bellas Artes por la universidad de Boston, Moore tomó contacto con los escenarios al terminar sus estudios, cuando marchó a Nueva York para iniciar su carrera como actriz profesional.

De los circuitos de teatro alternativo pasó a la televisión, donde se labró un nombre tras aparecer en varias telenovelas. Entre 1985 y 1988 fue una de las protagonistas de la conocida serie As the World Turns, por la que incluso ganó un Daytime Emmy Award.

Debutó en la gran pantalla en 1990, con un breve papel como víctima de una momia en el film de terror El gato infernal. En los años siguientes demostró su buen hacer como actriz secundaria en películas como La mano que mece la cuna, El fugitivo o Vidas cruzadas. Su trabajo en esta última despertó el interés de crìtica y público.

Moore empezó a despuntar a mediados de los 90, a raíz de su actuación en la aclamada cinta de Louis Malle Vanya en la calle 42. Por ella recibió el aplauso de la crítica, algo que volvió a suceder poco después con su interpretación en el thriller Safe, de Todd Haynes.

Por si aún quedaban dudas sobre la versatilidad de Julianne, en adelante participó en títulos tan diferentes como la comedia Nueve meses, el drama Sobrevivir a Picasso o la fantástica El mundo perdido. Aunque su gran momento llegó en 1997, cuando aceptó el reto que le presentaba un director todavía desconocido, Paul Thomas Anderson, para dar vida a una estrella porno en Boogie Nights. Su actuación, una de las más sólidas de su carrera, le valió su primera nominación al Oscar como mejor actriz secundaria.

No fue la única vez que optaría a estos premios. Dos años más tarde repitió candidatura -esta vez en la categoría de mejor actriz- gracias al drama romántico El fin del romance. Y en 2002 se presentó a los Oscar por partida doble: como protagonista por su papel en el drama Lejos del cielo y como secundaria por su personaje en Las horas.

Además, Julianne Moore ha trabajado a las órdenes de los directores más destacados, como Ridley Scott (Hannibal), de nuevo Robert Altman (Cookie's Fortune) o los hermanos Coen (El gran Lebowski). Otros títulos de su filmografía son: El cuerpo del delito, Benny & Joon, Magnolia, Mi mapa del mundo, Atando cabos
o la reciente Hasta que la ley nos separe.

Helen Mirren

Helen Mirren

Durante su dilatada carrera Helen Mirren ha demostrado ser una actriz versátil, que nunca ha querido encasillarse y que ha conseguido con los años llegar a una madurez artística reconocida internacionalmente. Intercalando cine, teatro y televisión, Mirren ha construido una trayectoria ejemplar con títulos tan intersantes como variados hasta conseguir el premio por excelencia: el Oscar a la Mejor Actriz.

Helen Mirren empezó su carrera en el teatro -una de sus grandes pasiones- interpretando con gran éxito los personajes femeninos más emblemáticos del inmortal William Shakespeare (Cleopatra, Cressida, Ofelia, Lady Macbeth). Su debut en el cine llegó en 1968 y desde entonces alterna su carrera teatral con estudiadas apariciones en la gran pantalla donde goza hoy de un respeto unánime.

Esta actriz se ha caracterizado siempre por su eclecticismo a la hora de escoger sus papeles. La prueba está en que entre su filmografía se encuentran títulos tan dispares como la dionisíaca Calígula, la gansteril El largo viernes santo (donde aparece junto a Bob Hoskins), la épica Excalibur (donde inmortalizó a la malvada Morgana), la futurista 2010: Odisea Dos (ella es la cosmonauta rusa) o Cal, donde da vida a una viuda irlandesa en un papel que le dio el premio a la mejor actriz en el Festival de Cannes en 1984.

Pero reconocimientos a parte, Helen Mirren ha luchado siempre por no quedarse encasillada. Sin ir más lejos la hemos visto en La Costa de los Mosquitos junto a Harrison Ford, en la controvertida El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante de Peter Greenaway o, más recientemente, en Más allá de la sospecha, En el nombre del hijo o en La locura del rey Jorge, por la que fue nominada al Oscar como mejor actriz de reparto. Sus últimas apariciones han sido El juramento de Sean Penn y la ovacionada Gosford Park.

Una carrera labrada a conciencia que ha convertido a Helen Mirren en una actriz cotizada y respetada en todos los coliseos del mundo. Una actriz que ha sabido mejorar con el tiempo, que se ha dejado seducir siempre por los retos y que ha encontrado en su madurez artística el reconocimiento del público, de la crítica y de sus colegas.

Después de su papel en Gosford Park, protagonizó Las chicas del calendario, una divertida comedia en que la actriz se desnudaba por una buena causa y que fue nominada a los Grlobos de Oro en 2004. En Mamá a la fuerza, compartió reparto con la Abigail Breslin, con la que ha competido por el Oscar a mejor actriz en la edición 2007 de los premios. Finalmente ha sido Helen Mirren la que se ha hecho con el galardón por su brillante interpretación de la reina Elisabeth II en The Queen.

Santi Millán

Santi Millan

Dicen de Santi Millán que no es guapo pero sí sexy, que es golfo pero buena gente. Se hizo popular por su rol de Sergio, uno de los personajes de Siete Vidas, la conocida comedia de situación (sitcom) de Telecinco.

Antes de trabajar en la serie ya era toda una estrella en su Cataluña natal. Empezó su carrera de actor a la edad de 10 años. A los 18, Santi fue cofundador de LACOMPAÑIAESGRATA, una compañía de teatro en la que un grupo de amigos escribía e improvisaba pequeñas piezas cómicas.

Después comenzó a destacar gracias al prestigioso grupo de teatro La Cubana, al que permanecerá ligado durante más de diez años. En 1990 debutó en televisión con La Cubana en el programa El día por delante de Pepe Navarro, y desde entonces ha sido uno de los preferidos de la pequeña pantalla. También ha trabajado en programas de TV3 dirigidos por Andreu Buenafuente.

Recientemente ha destacado en los escenarios teatrales con Cincohombres.com, una exitosa y desternillante comedia en la que ha compartido cartelera con los mejores actores cómicos de España.

En el cine se le ha visto en El amor perjudica seriamente a la salud,de Manolo Gómez Pereira y en Nudos de Eduardo Sotomayor. Su nuevo proyecto es el próximo filme de Ventura Pons titulado Amor Idiota. Y continúa con una temporada más en la comedia televisiva de gran éxito Siete Vidas.

Ian McKellen

Ian McKellen

Ian McKellen cuenta con una extensa carrera forjada en escenarios teatrales, gran pantalla y televisión. Ha estado del lado del Mal interpretando a Magneto en X-Men y del lado del Bien en el papel del mago Gandalf en El señor de los anillos.

Considerado uno de los principales actores británicos de su generación, McKellen da sus primeros pasos interpretativos en escenarios teatrales. Su pasión por el teatro le viene de cuando de pequeño sus padres le llevaban a ver obras de Shakespeare. Esas visitas propiciaron que comenzara a actuar en producciones escolares.

Con veintidós años, McKellen decide dedicarse a la interpretación de forma profesional. Durante las décadas de los sesenta, setenta y ochenta trabaja en distintas obras de teatro en Londres y Nueva York, actúa en películas inglesas y trabaja en televisión.

En lo personal y como curiosidad, en 1988 declara públicamente en la BBC que es homosexual e inicia una etapa de activismo a favor de los derechos de la comunidad gay británica. Un año más tarde, en 1989, recibe el título de Sir.

Consagrado en su faceta de actor teatral, el reconocimiento como actor de cine le llega en la década de los noventa, momento en que público y crítica reconocen sus méritos interpretativos en la gran pantalla. McKellen recibe premios y elogios por sus papeles en Ricardo III (1995), Restauración (1995), El hombre que vino del mar (1997) y Dioses y monstruos (1998). Este último trabajo le vale la nominación al Oscar al mejor actor.

En su filmografía cabe destacar dos papeles por los que seguro será recordado: el malvado Magneto de X-Men (2000), X-Men 2 (2003) y X-Men: La decisión final (2006) y Gandalf, el gran mago y fiel amigo de los hobbits que aparece en la trilogía de El señor de los anillos, interpretación por la que también recibe una nominación al Oscar al mejor actor secundario.

John Malkovich

John Malkovich

Precedido por una sólida reputación labrada en los escenarios, a John Malkovich no le costó meterse a crítica y público en el bolsillo cuando saltó al mundo del celuloide: sus dos nominaciones al Oscar son buena prueba de ello. Desde entonces, el nombre de este actor camaleónico se ha convertido en garantía de calidad para cualquier director.


John Malkovich comenzó su carrera artística en el afamado Steppenwolf Theatre de Chicago, una prestigiosa compañía que él mismo fundó junto a su amigo y compañero Gary Sinise. Entre 1976 y 1982, Malkovich intervino como actor, director o escenógrafo en más de cincuenta montajes del Steppenwolf.

De Chicago pasó a los escenarios neoyorquinos, donde debutó con True West, una pieza teatral de Sam Shepard llevada a escena por su propia compañía. Más tarde protagonizó en Broadway Muerte de un viajante, la conocida obra de Arthur Miller, en la que coincidió con Dustin Hoffman. La versión televisiva que vino a continuación le valió un premio Emmy.

En 1984 llegó su salto a la gran pantalla, y no tardó demasiado en obtener un reconocimiento unánime por su talento. Lo cierto es que Malkovich ganó el premio de la crítica nacional al mejor actor de reparto por sus dos primeras películas: En un lugar del corazón, de Robert Benton, que también le valió la primera candidatura al Oscar, y Los gritos del silencio, de Roland Joffe. También fue nominado al Oscar, al Globo de Oro y al BAFTA (el máximo galardón británico) por su trabajo en En la línea de fuego, dirigida por Wolfgang Petersen y con Clint Eastwood como oponente.

A lo largo de su carrera ha interpretado una amplia variedad de personajes en las películas más destacadas y eclécticas de los últimos quince años. Algunas de ellas son El imperio del sol, de Steven Spielberg; El zoo de cristal, de Paul Newman; Las amistades peligrosas, de Stephen Frears; El cielo protector, de Bernardo Bertolucci; Sombras y niebla, de Woody Allen, y De ratones y hombres, dirigida y coprotagonizada por Gary Sinise.

En los últimos tiempos hemos podido verle en Juana de Arco, de Luc Besson; El convento, de Manoel de Oliveira; Más allá de las nubes, de Michelangelo Antonioni; El ogro, de Voker Schlondorff, o Retrato de una dama, de Jane Campion. Incluso ha encarnado una versión fantástica de sí mismo en Cómo ser John Malkovich, una curiosa película dirigida por Spike Jonze y protagonizada por John Cusack y Cameron Diaz.

Su último trabajo es Ajuste de cuentas, una comedia negra de los guionistas y directores Brian Koppelman y David Levien, en la que Malkovich comparte reparto con Dennis Hopper y Vin Diesel.

David Lynch

David Lynch

Excéntrico donde los haya, David Lynch no sólo es director y guionista, sino que también ha trabajado como productor, fotógrafo, dibujante y compositor. Y es que, ¿quién no ha oído hablar de Twin Peaks, Corazón salvaje o Mulholland Drive?

Considerado autor de culto para muchos amantes del séptimo arte, David Lynch cursa estudios de Bellas Artes en varias escuelas de prestigio. Pronto descubre la que será su gran pasión: el cine.

Tras realizar varios cortos y films experimentales, Lynch rueda en 1977 su primer largometraje, Cabeza borradora, en el que trabaja durante cinco años. El film es tan extravagante que pocos le auguran una buena acogida, pero gracias a un distribuidor que confía en el proyecto llega a convertirse en película de culto.

Eso permite a Lynch afrontar su primera producción para el gran público, El hombre elefante. La cinta es todo un éxito y obtiene varias nominaciones al Oscar, entre ellas al mejor director y a la mejor película.

A ese proyecto le siguen trabajos tan personales y aclamados como Terciopelo azul (que supone su segunda nominación al Oscar como mejor director) y Corazón salvaje (Palma de Oro en el Festival de Cannes). Sin embargo, Lynch se da a conocer a gran escala con una singular serie de televisión, Twin Peaks, que llega a ser un fenómeno de masas a principios de los 90.

Su filmografía está caracterizada por una estética surrealista y su obsesión por explorar el lado oscuro de la experiencia humana. En ella destacan también títulos como Carretera perdida, Una historia verdadera y Mulholland Drive, con la que es nominado al Oscar como mejor director por tercera vez.

Baz Luhrmann

Baz Luhrmann

Este polifacético personaje ha pasado por casi todos los oficios que existen dentro del mundillo del cine. Actor, músico, director, guionista y productor, Baz Luhrmann parece más un hombre del Renacimiento que un australiano del siglo XXI. A su talento se debe, entre otras, una de las películas revelación del año 2001: Moulin Rouge.

Antes de meterse a director, Baz Luhrmann había probado casi todos los oficios dentro del mundillo del cine. Había sido (y todavía es) actor en series de televisión en Australia, había dirigido teatro y se había atrevido incluso con la producción. En su faceta de músico (una de sus más grandes pasiones), había llevado la batuta delante de una orquesta en el coliseo de Sydney y tenía incluso sus propias composiciones. En definitiva, Luhrmann es el prototipo de personaje de culo inquieto que consigue todo lo que se propone.

La primera película que escribió y dirigió Luhrmann fue El amor está en el aire (1992), seguida por su particular Romeo y Julieta (1996), adaptación moderna del clásico de Shakespeare en la que el director ya recurría a la estética del videoclip.

Sin embargo su trabajo más reconocido fue Moulin Rouge (2001). Cuenta Luhrmann que la idea de rodarla se le ocurrió durante un viaje por la India, viendo una película "made in Bollywood". La historia mezclaba drama, humor absurdo y números musicales y le inspiró la comedia musical que compitió por el Oscar a la mejor película del año y que le dio una vuelta de tuerca más a un género que parecía ya olvidado.

Jennifer Lopez

Jennifer Lopez

Se ha convertido en la mayor estrella multimedia de los últimos tiempos, ya que arrasa tanto en música como en cine. Jennifer Lopez comenzó de bailarina en una serie televisiva; ahora es la actriz latina mejor pagada de Hollywood.

Jennifer nació en Estados Unidos, hija de emigrantes portorriqueños. Su interés por el cine y la música surgió siendo aún niña: de hecho, empezó a estudiar canto y baile a los 5 años, y obtuvo su primer papel como actriz en el film My Little Girl cuando era adolescente.

En sus tiempos de instituto participó en varios musicales, coros y obras de teatro locales; no eran producciones destacadas, pero le sirvieron para convencerse de que quería ser artista. Su madre desaprobó sus planes, así que Jennifer decidió marcharse de casa a los 18 años.

El primer trabajo destacado en la carrera de Jennifer Lopez fue su papel como bailarina en la exitosa serie cómica In Living Color. Abandonó el programa dos años después, y durante un tiempo siguió bailando en vídeos musicales de artistas como Puff Daddy o Janet Jackson. Hasta que decidió decantarse por su carrera como actriz y aceptó ofertas para intervenir en un telefilm y varias series.

En 1995 volvió al cine con Mi familia, su primer papel "serio". Ese mismo año llegó su primer éxito comercial cuando participó junto a Woody Harrelson y Wesley Snipes en Asalto al tren del dinero.

Obtuvo su primer papel protagonista en 1997 con Selena, un biopic sobre una conocida cantante latina que fue asesinada años antes. Aquel trabajo le valió una nominación al Globo de Oro y le permitió recordar sus orígenes musicales, ya que le obligó a cantar y bailar en concierto. Picada por el gusanillo de la canción, Jennifer empezó a mover los hilos de su futura carrera discográfica.

Un año más tarde dio el salto definitivo a la fama con el film negro
Un romance muy peligroso, de Steven Soderbergh. El éxito de la película puso de moda a sus dos protagonistas, Jennifer Lopez y George Clooney, que desde aquel momento empezaron a ser más respetados como actores. Por aquel entonces, Lopez lanzó su primer disco, que no tardó en situarse entre los números uno y obtener ventas millonarias, como pasaría también con sus discos siguientes.

Metida de lleno en el nuevo milenio, Jennifer Lopez ha protagonizado el thriller de ciencia ficción, La celda y las comedias románticas: Planes de boda, que protagonizó junto a Matthew McConaughey, y Sucedió en Manhattan, con Ralph Fiennes. Otros títulos de su filmografía son: Sangre y vino, Jack, Anaconda, U-Turn, giro al infierno, Angel Eyes, Enough o Una chica de Jersey.

Más recientemente hemos podido verla en Shall we dance? (¿Bailamos?), junto a Richard Gere, y en La madre del novio, junto a Jane Fonda. 2005 nos la trajo con Una vida por delante y actualmente está de estreno junto a Antonio Banderas con Ciudad de silencio, película que ha sido abucheada en el Festival de cine de Berlín. Para el 2008 se ha anunciado su nueva peli, La gobernadora.

Desde su matrimonio con el cantante Marc Anthony, la popularidad de Jennifer Lopez ha disminuido, al igual que su imagen explosiva. La cantante y actriz ha dejado de liderar las listas de las mujeres más deseadas del planeta y se exhibe en las fiestas con vestidos que la tapan de los pies a la cabeza.

Para ella, este es su tercer matrimonio, después de los que tuvo con Ojani Noa (1997), con quien estuvo poco más de un año, y el bailarín Cris Judd (2001), con el que no llegó a los nueve meses... Por el momento, está consiguiendo un auténtico récord con su ya "largo" matrimonio con Marc Anthony. Se le conocen además romances con el actor Ben Affleck (18 meses) y con el rapero Sean "P. Diddy" Combs (2 años).

Christopher Lee

Christopher Lee

Christopher Lee es uno de los actores con una trayectoria profesional más extensa de la historia del cine. Drácula para unos, mago de la Tierra Media para otros, ha protagonizado tantas películas que ni él mismo recuerda cuántas son.

Este reconocido actor nació en Londres, hijo de una condesa italiana y de un coronel del ejército británico. Pese a la buena situación inicial de su familia, los problemas económicos obligaron al joven Christopher a abandonar sus estudios en el prestigioso colegio Wellington y tuvo que ponerse a trabajar.

En un principio, su carrera artística se orientaba hacia la música. Lee llegó a formar parte de los coros de la Ópera de Estocolmo, pero lo dejó porque no cobraba suficiente dinero. Entonces decidió dedicarse a la interpretación, pese a que a su madre no le hacía mucha gracia. En 1947 firmó un contrato con una productora, y a partir de ahí no paró de hacer películas y series de televisión.

Christopher pasó varios años interpretando personajes secundarios porque por lo visto su aspecto no se adecuaba a lo que buscaban los productores para el perfil de protagonista. Hasta que en 1957 filmó La maldición de Frankenstein y un año más tarde interpreta al príncipe de las tinieblas en Drácula. Considerado el relevo de Bela Lugosi, Lee no tardó en hacerse famoso.

Después de Drácula vinieron otros títulos donde el actor seguía encarnando al legendario vampiro u otros papeles similares. Eso le encasilló e impidió que pudiera ampliar su registro más allá del género fantástico. Con el tiempo, Lee consiguió demostrar su capacidad de interpretar a los personajes más variados, como Fu-Manchú o Sherlock Holmes.

En su extensa carrera, con casi 300 producciones para cine y televisión, destacan películas como La momia (1959), Las dos caras del Dr. Jekyll (1960), La vida privada de Sherlock Holmes (1970), El regreso de los mosqueteros (1989) o Sleepy Hollow (1999). Y en 2001, este gran conocedor de la obra de Tolkien acepta interpretar, sin lugar a dudas, a Saruman, el mago que cae en manos del Mal en la trilogía de El Señor de los Anillos.

Heath Ledger

Heath Ledger

Heath Ledger es sin duda uno de los actores con más talento que ha exportado Australia en los últimos tiempos. Ha conseguido, gracias a sus acertadas actuaciones con algunos de los mejores directores de Hollywood, colocarse en el reducido grupo de jóvenes interpretes aspirantes a alcanzar el éxito. Gracias a su asombrosa actuación en Brokeback Mountain se ha convertido en la estrella revelación de 2005.

Desde que nació, Heath ya estaba predestinado a entrar en el mundo de la interpretación. Y es que Heath proviene de Heathcliff, el nombre del protagonista de la novela de Emily Bronte, Cumbre borrascosas. En el instituto destacaba por su aptitud para los deportes, en especial el hockey, pero tentado más por la idea de ser actor, dejó de jugar para formar parte de la compañía teatral Globe Shakespeare Company.

Tras este corto período de aprendizaje, Heath decidió viajar a Melbourne y una vez allí, logró convertirse rápidamente en una súper estrella de la televisión Australiana, gracias a su actuación en algunas series. Su juventud, su experiencia y su forma de actuar delante de las cámaras hicieron que este atractivo australiano, de cara aniñada y mirada penetrante, consiguiera pronto un representante en Estados Unidos. Es así como en 1999 dio el gran salto en su carrera y viajó al continente americano.

Una vez en Estados Unidos, no tuvo grandes problemas para encontrar papeles. Su primera película fue 10 razones para odiarte, una versión de La fierecilla domada de Shakespeare, que obtuvo un gran éxito de taquilla. Con este papel, Heath y su compañera de reparto, Julia Stiles, se convirtieron en nuevos ídolos para adolescentes.

Un año más tarde, en 2000, Heath consiguió hacer realidad uno de sus sueños más preciados: trabajar con su compatriota Mel Gibson. El patriota estaba ambientada en la lucha de Estados Unidos por independizarse del Imperio Británico, y su interpretación hizo eco en gran parte de las críticas. Posteriormente trabajó en películas como Destino de caballero, Monster’s Ball, dónde trabajó junto a Halle Berry, ganadora de un Oscar por su interpretación en esta película, o Las cuatro plumas.

El joven Ledger fue creciendo, no sólo como persona sino también como actor. A pesar de no tener una filmografía muy extensa, lograba tener buenas críticas con cada papel que interpretaba. En 2003 su película más exitosa fue Ned Kelly, una historia que narraba la vida del legendario héroe revolucionario de las clases bajas Autralianas. Pero no fue hasta el 2005 que consiguió su año prolífico. Entre su filmografía de ese mismo año, destacan películas como Lords of Dogtown, El secreto de los Hermanos Grimm o la aún no estrenada, Casanova. Con Brokeback mountain, la película premiada con cuatro Globos de Oro dónde se le ha reconocido su brillante interpretación y su gran talento, le han nominado al Oscar por mejor actor del 2005, y de momento parece ser el favorito a optar al premio.

Jude Law

Jude Law

De la escena británica a Broadway, y de allí a Hollywood. Jude Law se ha ganado el reconocimiento de la crítica y el público
a cada paso en su carrera. Y es que su talento como actor es evidente: dos nominaciones al Oscar lo demuestran.

David Jude Law empezó a actuar siendo adolescente. Inició su carrera en los escenarios de su país: trabajó en el National Youth Music Theater y apareció en varias producciones en el West End londinense
y en el Royal National Theater. Todo ello le permitió labrarse una importante reputación como actor teatral.

En 1995 saltó del teatro británico a Broadway gracias a la obra Indiscreciones, que coprotagonizó junto a Kathleen Turner. El éxito de crítica y público de esta producción dio a conocer su nombre y le permitió introducirse en el mundo del cine.

Entre sus primeros trabajos en la gran pantalla figuran I Love You,
I Love You Not
o Wilde. Ninguna de las películas de sus inicios destacó demasiado en taquilla, pero su buen hacer en ellas hizo que Law empezara a ser respetado también como actor cinematográfico.

A partir de entonces le ofrecieron papeles en films cada vez más destacados, como el thriller futurista Gattaca, junto a Ethan Hawke y Uma Thurman, o el drama criminal de Clint Eastwood Medianoche en el jardín del bien y del mal, con Kevin Spacey y John Cusack.

En 1999, Jude fue nominado al Oscar al mejor actor secundario por su trabajo en el film de Anthony Minghella El talento de Mr. Ripley. Aquella nominación hizo aumentar su reputación como intérprete de talento y le abrió las puertas a títulos como A.I. Inteligencia artificial o Camino a la perdición.

Curiosamente, fue trabajando de nuevo a las órdenes de Minghella cuando Law obtuvo su segunda nominación a los premios de la Academia 2003, esta vez como mejor actor por Cold Mountain.

Otros títulos de la filmografía de Jude Law son Bent, La sabiduría de los cocodrilos, eXistenZ o Enemigo a las puertas.

En el 2004, Jude protagonizó un gran número de películas, lo que le
ha llevado a tener varios títulos coincidiendo en las carteleras. Sky Captain, Cegados por el deseo o Alfie son algunos ejemplos. Ese año también trabajó en la comedia Extrañas coincidencias.

Tras un 2005 de descanso, el 2006 nos ha dejado películas como Todos los hombres del rey, junto a Sean Penn y Kate Winslet, y The Holiday (Vacaciones), en la que repite con la protagonista de Titanic y cae en los brazos de la bella Cameron Diaz.