18 jun. 2007

Christopher Lee

Christopher Lee

Christopher Lee es uno de los actores con una trayectoria profesional más extensa de la historia del cine. Drácula para unos, mago de la Tierra Media para otros, ha protagonizado tantas películas que ni él mismo recuerda cuántas son.

Este reconocido actor nació en Londres, hijo de una condesa italiana y de un coronel del ejército británico. Pese a la buena situación inicial de su familia, los problemas económicos obligaron al joven Christopher a abandonar sus estudios en el prestigioso colegio Wellington y tuvo que ponerse a trabajar.

En un principio, su carrera artística se orientaba hacia la música. Lee llegó a formar parte de los coros de la Ópera de Estocolmo, pero lo dejó porque no cobraba suficiente dinero. Entonces decidió dedicarse a la interpretación, pese a que a su madre no le hacía mucha gracia. En 1947 firmó un contrato con una productora, y a partir de ahí no paró de hacer películas y series de televisión.

Christopher pasó varios años interpretando personajes secundarios porque por lo visto su aspecto no se adecuaba a lo que buscaban los productores para el perfil de protagonista. Hasta que en 1957 filmó La maldición de Frankenstein y un año más tarde interpreta al príncipe de las tinieblas en Drácula. Considerado el relevo de Bela Lugosi, Lee no tardó en hacerse famoso.

Después de Drácula vinieron otros títulos donde el actor seguía encarnando al legendario vampiro u otros papeles similares. Eso le encasilló e impidió que pudiera ampliar su registro más allá del género fantástico. Con el tiempo, Lee consiguió demostrar su capacidad de interpretar a los personajes más variados, como Fu-Manchú o Sherlock Holmes.

En su extensa carrera, con casi 300 producciones para cine y televisión, destacan películas como La momia (1959), Las dos caras del Dr. Jekyll (1960), La vida privada de Sherlock Holmes (1970), El regreso de los mosqueteros (1989) o Sleepy Hollow (1999). Y en 2001, este gran conocedor de la obra de Tolkien acepta interpretar, sin lugar a dudas, a Saruman, el mago que cae en manos del Mal en la trilogía de El Señor de los Anillos.

No hay comentarios: