5 jul. 2007

Estella Warren

Estella Warren

Después de esculpir su cuerpo en las piscinas durante años, Estella Warren consiguió deslumbrar al mundo entero haciendo de modelo para las mejores revistas. Decidida a explorar nuevos caminos Estella intenta ahora alcanzar su verdadero gran sueño: ser actriz. De momento, Driven y El Planeta de los Simios son sus mejores credenciales.

Poco podía pensar esta rubia de proporciones casi perfectas que un día se codearía con las mejores supermodelos del mundo. De hecho, en su infancia y juventud vivía entregada a su pasión en esa época: la natación sincronizada. Un deporte en el que llegó a competir con las mejores del mundo como campeona de Canadá. Pero cuando aparició en un desfile de moda benéfico un cazatalentos avispado la vio y envió su foto a Nueva York, la meca de las modelos.

A partir de ese momento su carrera como modelo tomó el protagonismo en su vida y Estella tuvo que dejar de lado la natación renunciando incluso a una olimpiada. Como modelo pronto se hizo un nombre y su rostro angelical apareció en las portadas de las mejores revistas: Vogue, Marie-Claire, Elle, GQ, Sports Illustrated... Hasta llegó a ser la imagen de Chanel No.5.

Pero Estella quería más y, cansada del ajetreo del mundo de la moda, decidió pelear por su auténtico sueño; ser actriz. Así, tras unas fugaces apariciones en televisión, se estrenó en la gran pantalla con Perfume en 2001, el mismo año en que la vimos junto a Sylvester Stallone en Driven. Dos experimentos que le sirvieron para conseguir su primer gran papel; interpretar a la seductora Daena en el remake de El Planeta de los Simios de Tim Burton. La película, que cosechó un gran éxito de taquilla, situó a Estella en el mapa.

Aunque las ofertas han seguido llegando con regularidad a su mesa, de momento la actriz canadiense no ha vuelto a cosechar un éxito semejante. Así la hemos visto en películas como Tangled (una película menor), Kangaroo Jack, una comedia rodada en Australia, y en el romance The Cooler, donde interpreta un papel secundario.

No hay comentarios: