27 jun. 2007

Sharon Stone

Sharon Stone

Sharon Stone llegó a las pantallas de todo el mundo para demostrar que ser sensual y atractiva no está reñido con la inteligencia. La actriz, cuyo cociente intelectual la convierte en superdotada, se dio a conocer en 1992 en la piel de la fría Catherine Tramell, en Instinto básico.

Hija de un operario de fábrica y de una ama de casa que vendía productos cosméticos a domicilio, Sharon Vonne Stone (su nombre completo) ya comenzó a demostrar su inteligencia superior desde muy niña. Su cociente intelectual de 154 le llevó a formar parte de una asociación de niños superdotados.

Su talento y su belleza le hicieron muy popular en la adolescencia, y con sólo 15 años consiguió una beca para estudiar arte y escritura en la Universidad de Edinboro, en su Estado natal. Además, llegaría a presentarse al concurso de Miss Pennsylvania.

En la segunda mitad de la década de los setenta comenzó a trabajar como modelo, compaginándolo con sus estudios de interpretación. Durante los ochenta comenzó a trabajar en el cine con pequeños papeles, y no fue hasta la década de los noventa cuando su nombre empezó a tener una posición privilegiada en las carteleras.

En 1992, una casi desconocida Sharon Stone protagonizaba Instinto básico, un thriller erótico dirigido por Paul Verhoeven en el que encarnaba a la fría y calculadora escritora Catherine Tramell. Su insinuante cruce de piernas marcaría un antes y un después en su carrera, y su poder de seducción la convertiría en uno de los mitos eróticos de los noventa. No en vano, por encarnar a la pérfida escritora, recibió una nominación al Globo de Oro.

Después de ser encumbrada por crítica y público, Sharon Stone decidió no encasillarse en el papel de 'femme fatale' e interpretó varios papeles de mujer víctima en películas como Acosada (1993), Entre dos mujeres (1994) o El especialista (1995), aunque volvería a interpretar una despiadada mujer en el remake del éxito francés Diabólicas (1996).

La crítica norteamericana no se olvidó de ella, y en 1995 recibió el Globo de Oro a la mejor actriz dramática y una nominación al Oscar por su papel en Casino, de Martin Scorsese, ambientada en la ciudad de Las Vegas en plenos años setenta. Su tercera nominación al Globo de Oro le llegó con Un mundo a su medida (1998).

Posteriormente intervino en la comedia irónica La musa (1999), interpretada y escrita por Albert Brooks y en la que compartía protagonismo con Andie McDowell. Su papel le valió otra nominación a los Globos de Oro, en la categoría de mejor actriz de comedia.

Su último trabajo ha sido volverse a meter en la piel de la escritora Catherine Tramell en Instinto básico 2, la segunda parte de la película que la dio a conocer en el mundo entero. Una mujer que tira dignamente por los suelos el tópico de la rubia tonta.

No hay comentarios: