10 jul. 2007

Alejandra Guzman


Alejandra Gabriela Guzmán Pinal nació el 9 de febrero de 1968 en el seno de una familia artística por excelencia. Su padre, el legendario cantante Enrique Guzmán, es considerado como el rey del rock en español, en tanto que su madre, la actriz Silvia Pinal, es una de las principales figuras de la época dorada del cine mexicano, de la televisión y del teatro.

Después de una infancia llena de contacto con el ambiente artístico, así como de propia preparación con clases de canto, ballet y jazz, a los 17 años incursiona en los escenarios en la obra de teatro Mame, de la que su mamá era la productora, y de ahí no se alejaría jamás de los entarimados.

Tras esa experiencia el debut musical de Alejandra era inminente, y así en 1988 aparece su primera producción Bye Mamá, que incluía el tema La plaga, mismo que hiciera famoso su padre algunas décadas atrás, y que ahora le serviría a ella para impulsar su carrera.

Un año más tarde llegaría Dame tu Amor, el segundo disco que refrendaría el éxito conseguido con el primero, y que de paso situaría a Alejandra ya no tanto como una promesa sino como una realidad en el pop rock en español.

A pesar de que esas dos primera producciones lograron tener gran éxito en México, no sería sino hasta 1990 con la salida de Eternamente bella que sus logros se extenderían hasta Estados Unidos, Centro y Sudamérica, gracias a éxitos como Eternamente bella y Ten cuidado con el corazón. Ese mismo año debuta en el cine con la película Verano Peligroso.

La década de los años 90 inició para La Guzmán con el disco Flor de papel, que desprendió varios éxitos como Hacer el amor con otro, Güera, Reina de Corazones y la propia Flor de Papel. Sin embargo, a inicios de ese decenio también se presentaría uno de los acontecimientos más importantes en su vida, el nacimiento de su hija Frida Sofía, que llegó al mundo en marzo de 1992.

Después de una pausa por su embarazo y el nacimiento de su hija, Alejandra regresó con nuevos bríos en 1993 con el disco Libre, que incluía los sencillos Mala hierba y Mírala, míralo.

En 1994 llegó su disco Enorme y un año después la cantante mexicana ofreció su primer concierto en Europa, específicamente en Barcelona, España. Ese mismo año también participó en el célebre festival de Viña del Mar, en Chile.

Seguirían las producciones Cambio de piel (1996), La Guzmán (en vivo, de 1997) y Algo natural (1999). A la par de estos, la vida personal de la cantante no tuvo buenos momentos, pues tuvo un matrimonio que terminó a los pocos meses, su hija tuvo un intento de secuestro, el fallecimiento de su abuela materna, además de que los problemas con las drogas y el alcohol seguían presentes.

En el 2001 regresa con una nueva producción, Soy, la cual la pone de nueva cuenta en los primeros planos y le provoca recibir un Latin Grammy en el 2002.

A este disco seguirían Lipstick en el 2004, y posteriormente Indeleble dos años más tarde, en los que ya se mostraba una Alejandra Guzmán más madura como persona y artista, y en donde se reflejó que las malas experiencias habían quedado atrás, y una nueva etapa estaba iniciando

No hay comentarios: