7 jun. 2007

Daniel Day-Lewis

Tiene fama de ser uno de los actores que mejor saben meterse en la piel de sus personajes. No suele prodigarse mucho en la gran pantalla, y eso que sus interpretaciones han cosechado siempre excelentes críticas. Artista camaleónico, es capaz de bordar papeles tan diferentes como los de Mi pie izquierdo, Gangs of New York o En el nombre del padre.

Daniel Day-Lewis se formó como actor en la Bristol Old Vic School, y dedicó toda la década de los 70 y los primeros 80 a los escenarios teatrales. Durante aquellos años trabajó con diferentes compañias de prestigio, interpretando el papel protagonista en obras tan notables como Otro país, Drácula, Futurists y Hamlet.

Debutó en el cine en 1971, con un papel sin acreditar en el film de John Schlessinger Domingo, maldito domingo, al que seguirían otros trabajos menores en Gandhi (1982) y Motín a bordo (1984).

Desde sus primeras apariciones en la gran pantalla, Day-Lewis ha conseguido impresionar tanto a los críticos como a los espectadores por su versatilidad, saltando sin problemas de un registro a otro. Esa habilidad quedó clara en 1986, cuando se estrenaron a la vez dos películas en las que interpretaba con gran acierto a personajes muy diferentes: el punk de Mi hermosa lavandería y el refinado abogado de Una habitación con vistas. Ambos trabajos le hicieron valedor de un premio de la crítica neoyorkina al mejor actor de reparto.

Daniel es famoso por ser capaz de meterse de lleno en la piel de sus personajes con la intención de hacer más creíbles sus interpretaciones. Ese trabajo fue especialmente bueno en Mi pie izquierdo (1989), de Jim Sheridan, en la que su retrato del artista y escritor impedido Christy Brown mereció un Oscar al mejor actor.

Cuatro años después llegó su segunda colaboración con Sheridan en el drama En el nombre del padre, y con ella una nueva nominación al Oscar. Aunque esta vez no ganó la estatuilla, Day-Lewis fue elogiado por su recreación de un hombre encarcelado injustamente durante 15 años por un crimen que no cometió.

Entre sus trabajos más populares se encuentran el papel de Hawkeye en El último mohicano, y el aristócrata Newland Archer en la que fue su primera colaboración con Martin Scorsese, La edad de la inocencia. También ha protagonizado La insoportable levedad del ser, que le valió el aplauso unánime de la crítica internacional; El crisol, adaptación cinematográfica del clásico de Arthur Miller; y The Boxer, su tercer trabajo a las órdenes de Jim Sheridan.

Aunque lleva años retirado en Italia, donde trabaja como zapatero, Day-Lewis regresó en 2002 a la gran pantalla para trabajar de nuevo con Martin Scorsese en su aclamada Gangs of New York, que protagoniza junto a Leonardo DiCaprio y Cameron Diaz. Por ese trabajo ha sido nominado al Oscar como mejor actor.

No hay comentarios: