22 jun. 2007

Paul Newman

Paul Newman

He aquí una auténtica leyenda cinematográfica. Paul Newman se ha mantenido durante cinco décadas como uno de los guapos con más carisma de Hollywood, y también como una de las figuras más respetadas de la industria. Actor prolífico, ha sido nominado al Oscar en nueve ocasiones. Además dirige, produce y es un reconocido filántropo.

Paul Newman comenzó su carrera artística en el teatro. Tras pasar por la Escuela de Arte Dramático de Yale y conseguir varios papeles en televisión, fue aceptado como alumno en el prestigioso Actors' Studio. En 1953 debutó en Broadway con Picnic: allí fue descubierto por los ejecutivos de la Warner Bros, que de inmediato le contrataron.

En 1954 se estrenó en el cine con El cáliz de plata, un poco acertado film que no le reportó buenas críticas. Dos años más tarde interpretó a un boxeador en Marcado por el odio, y su brillante actuación le encaminó hacia el estrellato. Otras dos películas confirmaron su buena racha: El largo y cálido verano y, sobre todo, La gata sobre el tejado de zinc, que supuso su primera nominación al Oscar en 1958.

Newman ha optado a los premios de la Academia como protagonista en ocho ocasiones, y otra más como actor secundario. La segunda nominación llegó en 1961, cuando encarnó a un timador de billares en El buscavidas. 25 años más tarde volvería a dar vida a ese personaje en El color del dinero, de Martin Scorsese. Ésa fue la única vez que se llevó la estatuilla, curiosamente el mismo año que recibía un Oscar honorífico en reconocimiento a su carrera.

El resto de nominaciones corresponden a sus actuaciones como un ranchero sinvergüenza en El más salvaje entre mil (1963), un prisionero inconformista en La leyenda del indomable (1967), un hombre de negocios injustamente difamado en Ausencia de malicia (1981), un abogado alcoholizado en Veredicto final (1982) y un entrañable obrero sesentón en Ni un pelo de tonto (1994). En 2002 optó por primera vez al Oscar al mejor actor secundario por su papel de patriarca mafioso en Camino a la perdición.

Newman protagonizó uno de los dúos masculinos más atractivos del séptimo arte cuando se unió a Robert Redford para protagonizar Dos hombres y un destino (1969). El film, dirigido por George Roy Hill, fue uno de los westerns más taquilleros de la historia del cine. Actores y director volvieron a colaborar en la comedia sobre timadores El golpe (1973), que se llevó el Oscar a la mejor película.

Aunque ahora trabaja únicamente cuando el guión le inspira, Paul Newman cuenta con una filmografía que roza las 100 películas. En ella figuran títulos como Éxodo, Dulce pájaro de juventud, Harper, investigador privado, Cortina rasgada, El coloso en llamas, El castañazo, Distrito Apache o El gran salto.

Además, Newman ha ejercido como director en diversas ocasiones. Debutó tras la cámara en 1968 con Rachel, Rachel, que fue nominada al Oscar al mejor film. Otros proyectos suyos son Casta invencible, Harry e hijo o El zoo de cristal.

Paul Newman es conocido también por su carácter altruista, que le mantiene unido a diversas obras benéficas, y por su compromiso con la política. En 1994, la Academia de Hollywood le distinguió con el prestigioso Oscar humanitario Jean Hersholt.

No hay comentarios: