24 may. 2007

Paulina Rubio

Su corazón sigue busca que te busca. Y eso que su carne es como el mango bien madurito. Paulina Rubio, el "Huracán Paulina" según su discográfica, ha dejado huella para siempre en el verano del 2001 en Latinoamérica y también en España, donde no sabíamos ni que existía antes de su disco "Paulina".

Tiene un lenguaje directo, picante y sensual como un viaje al Caribe. Esta es su mejor presentación ya que asegura que ella es como su música. A parte de ese cuerpazo mejicano rubio y estilizado, y esos labios carnosos que se salen al cantar: "Tu química con mi piel, hacen carga positiva... y cuando me acerco a tí, hay una bomba explosiva..." Chupó de bien pequeñita el mundo del espectáculo y de la fama, ya que su madre es una actriz popular en México. Pero su bautismo ante los focos se produce en 1982, a través del grupo juvenil de música Timbiriche, con quien estaría durante diez años cosechando varios discos de platino y de oro.

Allí cantaba también Thalía, otra promesa que brilla con luz propia. Paralelamente se iba ni más ni menos que hasta Los Ángeles para tomar clases de canto.

Por si no fuera poco estar en uno de los grupos latinos más famosos de los ochenta, le dan el papel de mala en un culebrón: "Pasión y poder". Desde entonces sería megaconocida en Méjico. Como tantas otras estudiantes sudamericanas, cruza el charco para estudiar en Europa y se saca la carrera de Historia del Arte. España se convertirá en el país donde grabará sus discos en solitario, aunque paradójicamente este mercado, hasta mucho más tarde, ni lo pisará.

Con dos discos a sus espaldas que arrasan ("La chica dorada" y "24 kilates"), en Méjico, claro, triunfa en la edición de 1994 del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar. Antes de la llegada de su tercer disco se mete en el mundo del cine protagonizando la película "Bésame la Boca". Un título sugerente, y más sabiendo cómo es la suya.

A parte de la canción del ...busca que te busca... el calzador de Paulina en España ha sido su novio, el excéntrico Ricardito Bofill, hijo del gran arquitecto. Se conocieron en la barra de un club de Miami Beach, en donde él le soltó su romanticismo más refinado, con algo así como: "Eres mi rubia ideal".

Pero no sólo por su novio la conocemos la mayoría. También ha presentado un programa en nuestra tele, "Vive el verano", y ha triunfado en todas las radios y transistores que están en funcionamiento. De su disco, "Paulina", ha vendido 2 millones de copias y lo ha traducido al inglés. Intentará cruzar la frontera anglosajona por la misma ruta del éxito que tantos otros cantantes latinos.

No hay comentarios: